El Ayuntamiento sanlorentino pide que se repare El Tomillar y no se pierda el millón de euros invertido

El edificio situado próximo al Arboreto Luis Ceballos acondicionado hace casi un lustro por la Comunidad de Madrid para servir de centro de educación ambiental ha sido víctima de actos vandálicos que han ocasionado desperfectos por valor de 90.000 euros, un gasto que la CAM no quiere asumir después de haber invertido casi un millón de euros en un centro aún sin estrenar.

0
209
El Tomillar, centro de educación ambiental en San Lorenzo de El Escorial.

El Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial ha adjudicado el contrato de ocupación temporal del edificio conocido como El Tomillar a la empresa Microfauna para el desarrollo de actividades de educación ambiental, tanto de investigación y divulgación científica como didácticas y culturales. Sin embargo, en abril de 2015, se produjeron actos vandálicos en el edificio que produjeron desperfectos cuyo valor de reparación se estima en casi 90.000 euros e impiden el inicio de dichas actividades.

El Consistorio solicita a la Comunidad de Madrid que se haga cargo de estos gastos para que la empresa adjudicataria pueda comenzar su labor, pero el Gobierno regional no facilita una respuesta satisfactoria en este sentido, según fuentes del Ejecutivo local. Estas mismas fuentes se quejan de que el pasado 2 de noviembre, durante una reunión en la Consejería de Medio Ambiente, el viceconsejero sugiriese que el municipio podía pedir presupuesto a través del PRISMA cuando la antigua Dirección General de Medio Ambiente parecía haberse comprometido a hacer frente a esos pagos.

En efecto, tras recibir la comunicación en abril de los daños ocasionados en El Tomillar, desde la antigua Dirección General de Medio Ambiente se pidió al Ayuntamiento que ejecutara las actuaciones necesarias en un pliego de condiciones técnico administrativas para tramitar el presupuesto de gastos de reparación. Así, el Ayuntamiento insta a la Consejería del ramo que cumpla los compromisos adquiridos.

Una larga historia de problemas

La edificación de El Tomillar, con una superficie de 1.722 metros cuadrados, se sitúa en en el monte de utilidad pública número 46, Monte Abantos, en el término municipal de San Lorenzo de El Escorial y su historia viene de lejos. Se trata de una construcción que iba a ser destinada a hospital durante la guerra civil pero nunca llegó a funcionar.

En 2010, se iniciaron las obras de rehabilitación del edificio para reorientarlo como centro de educación ambiental. Está integrado en en el Arboreto Luis Ceballos, que pertenece a la red de centros de educación ambiental de la CAM, y su reconstrucción iba a permitir apoyar las distintas actividades de información, documentación, exposiciones permanentes y diferentes visitas guiadas que se desarrollan en él. Además, incidiría en el aprovechamiento turístico de la zona, no en vano este espacio fue declarado paraje pintoresco en 1961 y hoy en día forma parte del plan de ordenación de recursos naturales del Parque del Guadarrama.

Las obras se adjudicaron inicialmente a la empresa PCYMA y requerían un inversión de 851.074,35 euros, de la que se hizo cargo la Comunidad de Madrid, como sucede con todos los montes de utilidad pública. El proyecto sufrió varias modificaciones y, aunque las obras concluyeron en 2011, no se produjo la recepción  por parte de la CAM hasta el 17 de noviembre de 2014. Aun así, no cuenta con la acometida de agua del Canal de Isabel II, presenta problemas en la cubierta y, al no disponer de medidas de seguridad, se ha favorecido el vandalismo. Hoy en día, El Tomillar todavía permanece cerrado y, según un comunicado del Consistorio, si no se realizan las reparaciones continuará así pese a haberse gastado ya en él cerca de un millón de euros.