Un activista protesta en la novillada de Valdemorillo y denuncia agresiones por un Guardia Civil

Óscar del Castillo, activista de Gladiadores por la Paz, ha sido agredido verbal y físicamente por un Guardia Civil de Valdemorillo. Los hechos ocurrieron en la tarde de este lunes cuando el joven saltó al ruedo en señal de protesta con una camiseta en la que podría leerse 'Ni un paso atrás. Abolición'.

908
Un activista protesta en la novillada de Valdemorillo y denuncia agresiones por un Guardia Civil.

Este lunes se ha celebrado en Valdemorillo el último de los festejos taurinos de San Blas, una novillada picada. Minutos antes de que los novilleros pisasen el coso de La Candelaria, saltó al ruedo un activista que sacó una tarjeta roja y un silbato en señal de protesta contra el que, a su juicio, es un acto de maltrato animal. Óscar del Castillo, de Gladiadores por la Paz, portaba una camiseta en la que podía leerse ‘Ni un paso atrás. Abolición’.

En un primer momento, la grada le abucheó y fue el jefe de la Policía local de Valdemorillo el que salió a expulsar del recinto al espontáneo. Seguidamente, aparecieron un grupo de guardias civiles que le acompañaron hasta la salida.

activista-valde-ok
Imagen facilitada por la propia víctima tras ser agredido por el Guardia Civil en Valdemorillo.

Este martes, ClaveLocal se ha puesto en contacto con Del Castillo quien ha denunciado a los micrófonos de este periódico las agresiones verbales y físicas que sufrió por parte de uno de los agentes de la Benemérita. “Me sacaron de la plaza y me llevaron a una zona cercana a toriles y allí uno de los agentes empezó a chillarme y a darme puñetazos. Me preguntaba por el resto de compañeros y yo le dije que no había nadie más y entonces me pegó en la cara”, ha relatado el antitaurino. “Se lo jure hasta por mi hija y me dijo que se la pelaba la puta de mi hija y que me iba a reventar. Me daba puñetazos, me puso la cabeza contra la pared e incluso me dio golpes en las costillas“, ha detallado.

Lo que más le llamó la atención fue que el resto de civiles no hicieron nada por evitar estas agresiones, al igual que tampoco lo detuvieron los agentes de la Policía local que presenciaron la escena, según Óscar. “Es la primera vez en más 30 acciones que un policía (refiriéndose al guardia civil) me agrede. Normalmente son los taurinos y la policía se encarga de mediar y proteger”, ha señalado el activista.

Se interpondrá una denuncia en los juzgados de plaza Castilla

Una vez que salió del coso, Del Castillo acudió al Hospital de Collado Villalba donde le hicieron un parte de lesiones, que narra las contusiones y contracturas que sufre a consecuencia de los golpes. “Tengo que llevar collarín y tengo un ojo morado”, ha subrayado. El siguiente paso que dará el activista será poner una denuncia en los juzgados de plaza Castilla contra el agente que le agredió y el resto de compañeros por omisión de socorro, según ha explicado a este periódico.

Fuentes del Ayuntamiento consultadas han relatado que el sargento de la Policía local fue quien saltó al ruedo y le invitó, de buenas maneras, a abandonar el recinto. “Una vez que se abandona el coso la competencia es de Guardia Civil. Nosotros no teníamos constancia de estas agresiones. La autoridad en la plaza la tiene el delegado gubernativo que es el delegado de callejón y es siempre un Guardia Civil “, han puntualizado.

Por su parte, el grupo Izquierda Unida de la localidad valdemorillense ha mostrado a través de Facebook su apoyo al activista y ha condenado el comportamiento  “intolerable y propio” de la Guardia Civil de otros tiempos. “Esperamos que se depuren responsabilidades y que se actúe en contra de este garbanzo negro que enturbia el excelente trabajo que realiza la Guardia Civil en nuestro municipio”, han finalizado.

Actualización: La Dirección General de la Guardia Civil ha abierto una investigación interna al agente por presuntamente pegar, insultar y amenazar al activista antitaurino.