ESO para adultos, una oportunidad para mejorar social y profesionalmente

Dos alumnas del Centro de Educación para Adultos comarcal Pedro Martinez Gavito de San Lorenzo de El Escorial ilustran con sus testimonios los beneficios de obtener una cualificación académica mínima. Los plazos de matriculación ya están abiertos y aquí encontrarás la ficha para solicitar tu admisión.

164
ESO para adultos, una oportunidad para mejorar social y profesionalmente .

Según un estudio de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2012, más de un millón de los desempleados no contaban con la titulación mínima requerida por las empresas. Esto es, un 30% de los parados de entonces no tenían formación en ESO. Aunque esas cifras se han reducido hoy en día, es indiscutible que la cualificación ayuda a mejorar personal y profesionalmente.

Todas aquellas personas mayores de edad que por circunstancias de la vida decidieron no continuar estudiando en su momento tienen la oportunidad de obtener el Graduado en Secundaria o preparar las pruebas de acceso a la Universidad o a FP de Grado Superior en el CEPA comarcal de San Lorenzo de El Escorial o alguno de los otros Centros de Educación para Adultos de nuestra comarca, como el CEPA La Mesta. La matrícula es gratuita, solo se habrá de abonar 1,12 euros en concepto de Seguro Escolar obligatorio. En este enlace, os podéis descargar la ficha de solicitud de admisión para el curso 2016/2017 y en este otro el formulario para la matriculación requerido.

El plazo de presentación acaba el  13 de septiembre de 2016. No obstante, dadas las características del alumnado de los CEPA, se podrá continuar la inscripción y matriculación a lo largo del curso escolar siempre que se pueda atender la demanda. En el caso del Nivel II de Educación Secundaria Obligatoria para personas adultas, la matriculación solo se podrá efectuar hasta el último día lectivo del mes de noviembre de 2016.

Testimonios de superación y esfuerzo recompensado

Sandra Patricia Martín.
Sandra Patricia Martín.

Sandra Patricia Marín, de 34 años, consiguió su título de ESO en 2014 en el centro sanlorentino Pedro Martínez Gavito y la experiencia le ha cambiado la vida. De origen colombiano y nacionalidad española, esta madre soltera acudió al centro a instancias de uno de sus dos hijos. “Llevaba muchos años sin estudiar, al comienzo me encontraba muy perdida (…) Era un reto personal, tenía que demostrarme a mí misma que era capar de conseguir el título en dos años (…) no como cuando era adolescente, que no veía que iba a necesitar en el futuro los estudios”, afirma Marín.

En estos centros dependientes de la Comunidad de Madrid, conocen bien las necesidades de sus alumnos, los orientan y programan las clases para ayudarles en lo posible a conciliar educación, familia y, según cada caso, trabajo. Sandra Patricia se encuentra actualmente en paro; sin embargo, está muy satisfecha de su paso por el CEPA de San Lorenzo: “Ha sido muy positivo, ya que deseo continuar estudiando para aspirar a profesiones en las que antiguamente no me había ni planteado llegar”.

Una vivencia similar nos relata la gurriata María del Carmen Ruiz, de 24 años y madre de una niña de 6. “Hace más de 10 años no pensaba en estudiar, tener hijos, vivir sola o pagar facturas del recibo de la luz por ejemplo; no era una niña, era una niñata con ganas de comerme el mundo” (…). Con el paso del tiempo me vi con un hombre que no me quería, embarazada, sin estudios y sin dinero. Tuve que dar pasos de gigante con zapatos de enano, el tiempo que perdí en su día, lo tenía que recuperar”, confiesa.

María del Carmen Ruiz (derecha) y su hija de seis años (izquierda).
María del Carmen Ruiz (derecha) y su hija de seis años (izquierda).

Su hija y su propio desarrollo personal fueron su mayor motivación para dirigirse al centro Pedro Martínez Gavito. “Pasaban los años y seguía trabajando en el sector de limpieza, hostelería y no salía de ese bucle (…). Me puse a pensar cómo podía compaginar los estudios con mi vida diaria. Lo veía complicado, todo el día fuera de casa, tapers, libros, sin coche, con pocos recursos, el invierno (…). Pero lo hice”, reconoce Ruiz.

A pesar de las diferencias de edad, ideas y religión de sus compañeros de clase, María del Carmen desvela: “El primer año fue un poco light. Pero el segundo se me hizo más duro y exigente. Lo pude terminar con la ayuda de mis compañeros, con el ánimo de los profesores y mi alegría”. El próximo curso quiere seguir estudiando y anima a las jóvenes con estas palabras: “¡Nosotras podemos! Yo estoy sola y he podido. Si podemos sacar adelante 1 , 2 , 3 hijos, la ESO para nosotras es como hacer un biberón a las 3 de la mañana. Piensa en el futuro y en el de tus hijos, todo lo que tú no pudiste hacer en su día lo podréis hacer juntos”.

Una puerta abierta al futuro

El Graduado en ESO permite optar a Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio, donde la tasa de inserción laboral es más elevada, así como acceder a mejores puestos de trabajo. En la formación para mayores de 18 años, se condensan los cuatro años de Secundaria en dos, y hay que superar tres ámbitos de conocimiento: Comunicación (Inglés y Lengua castellana y Literatura), Científico-Tecnológico (Matemáticas, Biología – Geología – Física – Química, y Tecnología) y Sociedad (Ciencias Sociales).

Para optar a esta formación las personas que a 31 de diciembre de 2016 tengan dieciocho o más años. 2. Además de las personas adultas, excepcionalmente podrán cursar estas enseñanzas los mayores de dieciséis años que lo soliciten y que tengan un contrato laboral que no les permita acudir a los centros educativos en régimen ordinario o sean deportistas de alto nivel o de alto rendimiento.

En la imagen, una de las aulas del centro Pedro Martínez Gavito de San Lorenzo.
En la imagen, una de las aulas del centro Pedro Martínez Gavito de San Lorenzo.

El CEPA de San Lorenzo de El Escorial cubre las poblaciones de San Lorenzo, El Escorial, Robledo de Chavela, Fresnedillas de la Oliva, Zarzalejo, Santa María de la Alameda y Valdemaqueda. Según su directora, Graciela Álvarez, el perfil medio de los estudiantes de ESO son “chicos y chicas más o menos jóvenes (…). La falta de trabajo y la exigencia de titulación en los últimos tiempos les anima a dar el paso y venir al centro para estudiar. A menudo descubren con sorpresa que ahora se les da mucho mejor que cuando eran adolescentes y se animan a seguir estudiando después. Otras veces con el título de ESO se ven recompensados para continuar con su trabajo o buscar otro mejor”.

Asimismo, Álvarez añade: “Hay entre las matrículas de los últimos años un sector poblacional cada vez más creciente de mujeres (y algún hombre) de edad media –desde los 30 y hasta de 45+- que vienen buscando también la titulación en ESO. Lo hacen por promoción personal y profesional, pero también se plantean con frecuencia continuar estudios con posterioridad”. Infórmate de todo en los teléfonos 91 890 73 05 y 639 66 77 32, o visita personalmente el CEPA Pedro Martínez Gavito en la calle Teresa de Berganza nº 35 de San Lorenzo de El Escorial.