Ana y Alejandra, dos vecinas de Villanueva del Pardillo comprometidas con los animales

Ana Martínez y Alejandra Sierra son dos vecinas de Villanueva del Pardillo amantes de los animales. Esta pasión las ha llevado a crear Can&Fel, una asociación para proteger a los perros y gatos de su pueblo y controlar el número elevado de colonias felinas del municipio.

436
Ana y Alejandra, dos vecinas de Villanueva del Pardillo comprometidas con los animales.

Nuestros protagonistas de hoy son Ana y Alejandra, Gabi para los amigos. Son dos jóvenes vecinas de Villanueva del Pardillo y amantes de los animales. Esto las ha llevado a unirse para formar la asociación Can&Fel en su municipio, una iniciativa que nació hace unos meses con el objetivo de que ningún animal viva en condiciones inadecuadas en las calles de su localidad.

Ana Martínez Plaza nació el 19 de febrero de 1986 en Madrid y posteriormente vivió en Las Rozas. Hace dos años y medio decidió mudarse al municipio pardillano porque el precio de la vivienda era más asequible y porque buscaba un lugar más tranquilo donde asentarse. Entre sus aficiones está la lectura, la música y el marketing aunque su gran pasión son los animales. Nuestra Voz del Ciudadano de hoy es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Actualmente está en paro pero continúa formándose cursando el grado de Marketing en la Udima y realizando un curso de ayudante técnico de veterinaria. Es una mujer sensible, activa, responsable, organizada aunque muy estricta consigo misma.

Alejandra Sierra Chaveinte nació el 3 de septiembre de 1988 en México D.F. pero con tan solo dos añitos vino a España para quedarse. Sus primeros años de vida los pasó en Las Rozas y en el 2000 se mudó junto a su familia a Villanueva del Pardillo, donde reside actualmente con su reciente marido. Es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Camilo José Cela y actualmente es concejal de la oposición en la Corporación pardillana bajo las siglas de Partido Local. Entre las pasiones de Gabi está el cine, el baile, la lectura y montar a caballo. Ella se define como una mujer responsable a la que le gusta trabajar en equipo. Entre sus defectos, subraya su carácter, demasiado fuerte a veces.

Ana y Gabi se conocieron hace unos meses cuando la asociación de animales estaba todavía en pañales. Ana, su presidenta, empezó a reclutar voluntarios a través de la redes sociales con un fin: controlar las colonias felinas de Villanueva del Pardillo e intentar cuidar a los animales, gatos y perros, como se merecen. Así nació en diciembre de 2015 Can&Fel. Hoy, forman parte de esta iniciativa cuatro vecinas y alrededor de 20 voluntarios y casas de acogida no solo de la localidad pardillana, sino de municipios cercanos.

Can&Fel atiende a animales perdidos y abandonados y trata de controlar las colonias felinas del municipio a través del método CES (Captura, Esterilización y Suelta). En su trayectoria, han logrado realizar seis esterilizaciones gracias a las donaciones monetarias de los vecinos y a algún evento solidario que han organizado, como por ejemplo, un mercadillo. La asociación se autofinancia a través de sus miembros y gracias a la ayuda desinteresada de todo aquel que quiere colaborar. La clínica veterinaria con la que trabajan es el centro San Miguel en Monte Rozas.

A pesar de que no podrían dar una cifra exacta de la población felina en el municipio porque es “imposible”, Ana y Gabi han asegurado que desde hace cinco años se ha perdido el control y que el número de gatos es muy elevado. En este sentido, han pedido colaboración al Ayuntamiento para concienciar sobre el abandono, la tenencia de animales domésticos, el maltrato y también sobre la necesidad de esterilizar a los animales. Han asegurado que se reunirán con el equipo de gobierno para que la asociación avance y pueda trabajar de manera más completa en el pueblo.

La asociación dispone de un teléfono de avisos para recoger cualquier animal herido o abandonado en el 619 061 141. Además, necesita más voluntarios y casas de acogida, así como ayuda económica desde un euro al mes. Si deseas escuchar las declaraciones de nuestras vecinas de su propia voz, pincha aquí:

Compartir