Beatriz Montero, de CILUS: “Puedo contribuir a recuperar el pueblo”

Madre de dos niñas de 17 y 10 años y un niño de 2, la cabeza de lista de Ciudadanos Libres y Unidos en Villanueva del Pardillo se considera una vecina como las demás que ha decidido dar el paso de involucrarse en política al observar, entre otras cosas, la dejadez de su pueblo en calles y parques y la escasez de propuestas para los jóvenes.

195

La candidata a la Alcaldía por Ciudadanos Libres y Unidos nació un 18 de diciembre de 1972 en Majadahonda. De padre majariego también y madre salmantina, Beatriz Montero Izquierdo es la menor de tres hermanos. Actualmente, está casada y es madre de dos niñas de 17 y 10 años y un niño de 2 que estudian, respectivamente, en el IES Sapere Aude, el colegio Vallmont y una de las escuelas infantiles del pueblo.

Estudió Primaria en el centro católico concertado María Auxiliadora y Secundaria en el instituto Carlos Bousoño, acabando su formación con distintos cursos de Secretariado. A los 19 años, comenzó a trabajar en el departamento de administración de una empresa ubicada en Villanueva del Pardillo, pero no sería hasta hace casi 16 años cuando fijaría su residencia en este municipio. Beatriz Montero vivió en Majadahonda, se casó y se trasladó a Las Rozas, de donde era su marido, luego regresó unos meses a Majadahonda para acabar definitivamente en la villa pardillana en 1999.

Cuando su hija mayor cumplió 2 o 3 años, volvió al mundo laboral trabajando en una ferretería, sector en el que partí de cero. A continuación, retomo su verdadera actividad entrando en el departamento de administración de una compañía especializada en la fabricación de jabones y productos de limpieza. Allí permaneció alrededor de 8 años, aunque desde hace tres años está desempleada.

Pasó por C’s antes de liderar la lista de CILUS

En 2011, una madre del cole de uno de sus hijos le puso en contacto con Ciudadanos. Se afilió al partido y fue la número 12 en la lista que presentó la formación naranja para las elecciones de aquel año porque “me pareció que podía hacer algo por recuperar el pueblo, por volver a tener parques y servicios”, comenta. Sin embargo, el embarazo complicado de su tercer hijo la decidió a dejar la política y dedicarse a sus obligaciones familiares.

En 2014, Antonio Buendía, procedente también de C’s y luego coordinador de CILUS, contactó con ella para explicarle el proyecto de su nuevo partido y sondear su disponibilidad para participar en las europeas, pero rechazó la propuesta por falta de tiempo. Sin embargo, un par de meses atrás Buendía repitió su propuesta, esta vez para las municipales, y consideró que, con los tres niños escolarizados y el pueblo sin avanzar, podía involucrarse en colaborar con la construcción del pueblo dentro de las instituciones y aceptó encabezar la candidatura de CILUS.

Montero asegura que, gracias a las edades de sus hijos, tiene una visión muy amplia de las necesidades del colectivo de niños y adolescentes pardillanos. Por otro lado, se define como una persona trabajadora, constante y tenaz; también algo cabezota a la vez que optimista; pero, sobre todo, muy familiar. De Villanueva del Pardillo le atrae el entorno, rodeado de campo y próximo a las grandes ciudades. Sin embargo crítica la dejadez en la que se encuentran parques y calles, así como la gestión realizada por el PP. De hecho, opina que, a lo largo de las distintas citas electorales, la población pardillana ha crecido de forma tan abultada que muchos nuevos residentes no conocían la labor realizada por los populares en su pueblo, sino que votaban exclusivamente a unas siglas.

Entre sus aficiones, menciona viajar, hacer planes en familia, ir al cine y salir al campo. Tras su paso por la escena política ─apoya la limitación de mandatos a dos legislaturas─, quiere ser una persona normal, seguir con su vida cotidiana, aunque, por el momento, cree que puede colaborar a “gestionar los recursos de forma más eficiente para los vecinos”.

Si quieres escuchar las declaraciones de nuestra representante política de su propia voz, pincha aquí: