Consejos a los usuarios para aumentar la seguridad al utilizar las instalaciones de gas

En la Comunidad hay más de dos millones de usuarios de gas en el sector doméstico, que cubre la mitad del consumo energético de las familias madrileñas. Por ello, se ha iniciado una Campaña de Seguridad en las Instalaciones para evitar posibles accidentes.

105
Consejos a los usuarios para aumentar la seguridad al utilizar las instalaciones de gas.

El viceconsejero de Economía e Innovación, Javier Ruiz,ha presentado la Campaña de Seguridad en las Instalaciones de Gas en la Comunidad de Madrid. Su objetivo es ofrecer a los ciudadanos una serie de consejos prácticos para utilizar con garantías el gas en casa y evitar posibles accidentes.

Vigilar que la combustión sea correcta, evitar que las rejillas de ventilación y el tubo de salida de gases queden obstruidos y realizar un correcto mantenimiento de la caldera cada cinco años son algunas de las recomendaciones. Estas se basan en el análisis de las principales causas de incidentes.

También es importante saber que, en caso de notar olor a gas, el protocolo que se debe seguir pasa por abrir las ventanas, evitar la producción de chispas, no accionar interruptores y llamar al servicio de urgencias de la empresa suministradora. Para realizar esta Campaña de Seguridad, la Comunidad de Madrid ha contado con la colaboración de las empresas Gas Natural, Repsol, Madrileña Red de Gas, Redexigas, EDP Energía, la Asociación Española del Gas (SEDIGAS) y la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agremia).

Revisiones cada cinco años

En la Comunidad, hay más de dos millones de usuarios de gas en el sector doméstico, que cubre la mitad del consumo energético de las familias madrileñas. Las instalaciones conectadas a redes de gas requieren de un control periódico cada cinco años.

Corresponde a la compañía distribuidora el aviso de la realización de la inspección, abonando el precio de la misma en la factura de suministro de gas. También puede ser el usuario el que solicite la revisión a una empresa instaladora, en cuyo caso el precio es libre y es recomendable solicitar un presupuesto previo.

Las instalaciones que se alimentan desde depósitos individuales o mediante botellas de butano o propano deben pasar, también cada cinco años, una revisión periódica. No obstante, en este caso será el titular o usuario el que tendrá que contratar con una empresa habilitada.

Los centros de atención de urgencias de las compañías distribuidoras atienden de forma gratuita a los usuarios en caso de incidencias de seguridad con los gases. Están coordinados con los servicios de emergencia de la Comunidad de Madrid, para lo que existen protocolos de comunicación permanente con el 112 con el objetivo de asegurar la eficacia del servicio.