Consultorio psicológico: ¿Hasta dónde deben llegar los padres ayudando a estudiar a sus hijos?

La difícil tarea de ser padres se complica cuando el rendimiento académico de los hijos no responde a nuestras expectativas, más todavía si acostumbramos a ayudarles con sus deberes casi como si fueran propios. ¿Estamos haciendo lo correcto? Así es el escenario que nos proponen desde ITER Planet para el próximo tema de este Consultorio. Si te sientes identificado, sigue leyendo.

273

“Mañana tenemos examen”, “Si no estoy yo no hace nada”,  ”¿Debería ayudarle?”, “Encima que le ayudo, mira cómo me responde”. Si te suenan estas frases es porque tienes un hijo en edad escolar. Y sí, no estás solo, esto le ocurre a muchos padres; padres frustrados que, pese a sus intentos y esfuerzos, no ven que sus hijos obtengan el rendimiento académico que ellos esperan (“Con lo listo que es”). Son padres que se cuestionan día sí y otro también, mientras estudian con ellos, si hacen bien en estar sentados en esa silla; padres desesperados que ven cómo sus hijos pasan horas delante del libro como el que oye llover; padres que ven cómo la relación con sus hijos se va deteriorando porque los estudios son fuente de conflicto continuo…

Lo académico ocupa un lugar importante dentro de las preocupaciones que tienen los padres con respecto a sus hijos. Las alarmas suenan cuando el rendimiento en este ámbito no es el adecuado o no es el que los progenitores desean para sus vástagos, incluso cuando los primeros presienten que, si no están encima, los segundos no hacen nada. En muchos de estos casos nos encontramos con padres que comienzan a ejercer un papel que, lejos de favorecer un buen desempeño académico, refuerza un clima de discusión y conflicto que convierte la habitación de estudio en un auténtico ring.

El límite entre la ayuda y la sobreprotección

¿Hasta dónde pueden llegar los padres ayudando en los estudios? ¿Qué papel deben ejercer en los estudios de sus hijos? ¿Qué señales indican que “nos estamos pasando”? En este tema hay que aplicar la máxima de ‘menos es más’. La ayuda debería consistir simplemente en estar disponibles para atender dudas o peticiones puntuales. Con eso estamos contribuyendo a que los menores se sientan responsables de sus estudios y también de sus logros. No tenemos exámenes; ellos los tienen. No tenemos deberes; son de ellos. A veces, la ayuda de los padres está intentando proteger a los hijos de un juicio negativo por parte de sus profesores. Pero, eso sirve solo para la tranquilidad de los padres y no para la mejora en el aprendizaje de los hijos.

Además de esa disponibilidad de la que hablamos, hay otras actitudes de los padres que pueden ayudar a la motivación de los hijos hacia el estudio. Si este asunto se encuentra dentro de tus preocupaciones cotidianas, las especialistas de ITER Planet te contarán en profundidad todas las consideraciones que has de tener en cuenta en la charla gratuita que celebran en su centro de Valdemorillo (calle Vicenta Bazo, 9) el próximo 31 de octubre. Desde ahora, estás invitad@ a asistir.

Por supuesto, si tienes cualquier duda específica que quieras que se responda a través de este canal, las psicólogas de ITER estarán encantadas de ayudarte. Manda tu consulta a la dirección redaccion@clavelocal.com (poniendo en el asunto ‘Consultorio’) y podrás leer la respuesta el próximo miércoles 28 de octubre en este Consultorio psicológico.

iterplanet_logo_0Paloma López Cayhuela y Gloria González Urueña
Psicólogas de ITER Planet
Centro de Psicología  y Crecimiento Personal
660 603 809 / 636 768 463

Compartir