Consultorio: Respuestas a ‘Vacaciones en familia… desastrosas’

Las expertas en psicología de El Bosque de las Emociones, en Valdemorillo, contestan a las preguntas que les habéis planteado por correo electrónico sobre las relaciones familiares que se suceden en verano, un periodo en el que se pasa más tiempo juntos.

96
Consultorio: Respuestas a 'Vacaciones en familia... desastrosas'.

Tras la publicación del artículo ‘Vacaciones en familia…desastrosas’ como parte de nuestro Consultorio psicológico, hemos recibido diversas preguntas de nuestros lectores. A continuación, recogemos las más representativas que nuestras expertas del gabinete psicológico El Bosque de las Emociones (antiguo ITER Planet) pasan a contestar.

Insistimos en que siempre se mantendrá el anonimato de las personas que nos escriban a redaccion@clavelocal.com poniendo en el asunto ‘Consultorio’, a no ser que indiquen lo contrario. Asimismo, recordamos que la periodicidad de este gabinete es mensual con el objetivo de que dar suficiente tiempo para plantear las cuestiones.

Caso 1: Dudas en el matrimonio

Pregunta: Mi marido y yo somos profesores y, tras un invierno complicado y casi sin vernos, el verano ha llegado, y con él los descontentos. El mes de agosto ha sido vital en mi relación y quizá sí, después de casi 10 años de matrimonio, me haya cansado de tener siempre que ceder. Ahora, en septiembre las aguas han vuelto a su cauce debido a la rutina, pero yo estoy sin ganas. ¿Qué debo hacer?

dudas-matrimonio-ok

Respuesta: Como siempre hacemos en terapia cuando una pareja llega desgastada, lo primero es tomarle el pulso para comprobar si se trata de una relación enferma o si la relación ya está muerta. Para ello, pedimos a las personas que sean honestas consigo mismas y se contesten a una pregunta “¿Quiero a mi pareja?”. Si la respuesta es afirmativa, es decir, si todavía queda amor (no enamoramiento, sino amor del que nos hace sentir que cuando esa persona está a nuestro lado,  todo es mejor), entonces hay de qué tirar para el arduo trabajo que supone reconstruir una relación deteriorada.  Y si la respuesta es no, entonces hay que decidir qué hacer. A veces las personas prefieren mantenerse en esa pareja sin amor indefinidamente porque el vértigo de lo que implica romper es mayor que el tedio que supone continuar. Es cuestión de miedos y cada quien tiene sus tiempos y su modo de enfrentarlos o no.

En tu caso, hazte algunas preguntas más. ¿He hablado claramente con mi pareja de que no estoy satisfecha en la relación? ¿He analizado lo que puedo estar poniendo yo en lo que nos ocurre? (ese “ceder siempre”, por ejemplo, es algo que si no te gusta solo lo puedes cambiar tú). ¿Qué me impide tomar la decisión de no conformarme en la rutina? Las respuestas que des a estas preguntas son las que te indicarán el camino a seguir.

Caso 2: El infiel que quiere a su pareja

Pregunta: Llevo con mi pareja 4 años y 2 conviviendo con ella. Este verano, en la despedida de soltero de un compañero de trabajo, la fui infiel. Estoy arrepentido y tengo claro que fue una simple ‘noche loca’ pero no sé cómo decírselo y mucho menos sé cómo se lo tomará. Ella es una persona con mucho carácter. Tras esto, he estado distante y ella lo está notando cada vez más. Necesito consejos para saber cómo actuar sin perderla.

infiel-ok

Respuestas: Pides consejos para “actuar sin perderla”. Queremos advertirte que, en un caso como este,  tu actuación, por adecuada que sea, no te va a garantizar que no pierdas a tu pareja. Una infidelidad es un trauma en la relación que suele costar mucho asumir por parte de quien la sufre, ya que mina directamente uno de los pilares fundamentales de una relación,  como es la confianza. Nuestro consejo, si vas a contárselo, es que no lo sigas evitando porque al final con tu distanciamiento ella puede pensar que estás dejando de quererla y va a recibir peor tu confesión. Cuando se lo cuentes, sé consciente del dolor que vas a causarle. Dile antes de nada que estás arrepentido, que lo sientes y que tu deseo es seguir con ella pero que la entenderás  y respetarás su decisión si ella no quiere seguir. Esa es una postura adulta que asume las consecuencias del error y al menos verá que realmente entiendes que has hecho mal.

En este tema de la confesión de una infidelidad puntual, hay autores en psicología especializados en relaciones de pareja, como Walter Riso, que cuestionan el que en un caso así se confiese lo ocurrido, ya que crean un dolor innecesario cuando el que ha sido infiel tiene claro que ha sido algo excepcional y que no volverá a hacerlo. Pero, como siempre, cada persona sabe cuánto le puede pesar un secreto como ese y a veces soportarlo se vuelve peor que hablar.

Caso 3: El hijo vaguete

Pregunta: Somos un matrimonio con 4 hijos. Tres de ellos son excelentes estudiantes pero al pequeño le cuesta más. Durante el verano se ha puesto las pilas y ha recuperado todas las asignaturas pendientes (4) pero ahora, con el inicio del curso, está volviendo a vaguear. ¿Cómo podemos motivarle?

niño-vaguete-ok

 Respuesta: El tema de la motivación hacia el estudio es algo que tiene que brotar de la persona: nadie puede motivar a nadie hacia algo que le parece poco atractivo. Por eso, vuestra intervención habrá de centrarse en investigar qué es lo que hace que vuestro hijo sea reticente a estudiar. Revisad sus hábitos y horarios de estudio, porque muchas veces el no saber estudiar adecuadamente es lo que lo convierte en tedioso. Mirad también qué es lo que hace cuando no estudia y estableced normas adecuadas. Es posible que, al no haber descansado de estudiar en el verano, ahora esté ‘reponiéndose’ porque no ve que deba dar resultados de forma inminente. Hablad con él (no sermonearle), preguntadle qué le pasa y qué dificultades tiene para poder ser más constante en el estudio y actuad en consecuencia para facilitarle lo que necesite.

logo_bosque_2Gloria González Urueña y Paloma López Cayhuela
Psicólogas de El Bosque de las Emociones
Centro de Psicología y Crecimiento Personal
660 603 809 / 636 768 463