Descerebrados los que anteponen la vida de una persona a un animal por hacer su trabajo

Tras cumplirse 10 días de la muerte del diestro Víctor Barrio, ClaveLocal ha recibido una opinión de uno de sus lectores condenando los comentarios fuera de lugar que muchos antitaurinos hicieron al respecto. El autor, un lector con miedo a represalias, ha pedido respeto para su viuda, familiares y amigos.

208

Buenos días, en primer lugar quiero dejar bien claro que los toros no son una de mi gran pasión. No me defino como una persona antitaurina pero tampoco comparto la afición. Yo me limito a respetar y a procurar que se me respete a mí.

Harto de leer y escuchar barbaridades en la tele, los periódicos, las redes sociales y en la calle he querido escribir estas líneas para dar un puñetazo encima de la mesa y alzar la voz sobre el tema de la muerte de Víctor Barrio. No se puede permitir que se equipare la vida de una persona a la de un animal por simplemente hacer su trabajo.

Imaginemos que un conductor de autobuses, por ejemplo, muere en la carretera cuando está de servicio, ¿a qué todos lamentaríamos su pérdida? Pues el caso de un torero es igual, muerto en acto de servicio. Puede que los toros te gusten o no, pero la vida de una persona no vale entre 0 y nada en función de ese gusto. Víctor Barrio tiene mujer, padres, familia y amigos que se merecen todo el respeto el mundo. Desde luego me uno a lo que dijo Frank de la Jungla y repito que no sois mejores personas por querer más a los animales.

Yo tengo 3 perros, 2 gatos, 2 periquitos y una tortuga y siempre que puedo ayudo a diferentes asociaciones para sacar a los animales de la calle y darles una vida mejor. Lo que tengo claro es que no puedo anteponer esto a la salud o vida de, por ejemplo, mi mujer o mis hijos.

Un lector con miedo a represalias de locos violentos

Compartir