Descubre las claves esenciales de la Campaña de la Renta 2015

Desde hoy, 10 de mayo, hasta el 30 de junio es posible presentar las declaraciones de renta y patrimonio de forma presencial en las entidades colaboradoras y oficinas de Hacienda. Quién está obligado a presentarla y cuáles son las novedades en deducciones, exenciones e impuestos son algunas de las cuestiones claves que tratamos en este artículo.

0
393
Todas las claves para la declaración de la renta 2015.

El pasado 6 de abril se abría el plazo para presentar por Internet el borrador o la propia declaración de la renta 2015 y desde hoy ya se pueden realizar estos trámites de forma presencial en las entidades colaboradoras y en las oficinas de Hacienda repartidas por el territorio nacional. Ha comenzado, pues, la cita anual de los españoles para cumplir sus obligaciones con la Agencia Tributaria, que concluye el próximo 30 de junio.

Eso sí, si optas por domiciliar la devolución en una entidad bancaria, el plazo se reduce hasta el 25 de junio. Asimismo, si el resultado de la declaración te sale a devolver, debes saber que Hacienda comienza a hacer los ingresos de manera general 48 horas después del inicio de la campaña y dispone hasta el 31 de diciembre para abonar lo que debe a los contribuyentes. Más allá de esa fecha, tendrá que añadir un 5% de interés sobre la cantidad que te corresponde sin que debas reclamarlo.

Quiénes deben presentar la declaración

Respecto a quienes tienen la obligación de cumplir con el fisco, a grandes rasgos podemos decir que son todos los contribuyentes cuyas rentas en tributación individual o conjunta superen los 22.000 euros en rendimientos del trabajo de un solo pagador. También deberán hacerlo aquellos que hayan ganado más de 12.000 euros en 2015 procedentes de más de un pagador siempre que la suma de las cantidades percibidas por el segundo y sucesivos pagadores estén por encima los 1.500 euros anuales.

Todas las claves para la declaración de la renta 2015.

Igualmente han de tributar los rendimientos del capital mobiliario y las ganancias patrimoniales sujetos a retención o ingreso a cuenta que superen los 1.600 euros al año; excepto ganancias patrimoniales procedentes de transmisiones, reembolsos de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva. También se declararán las rentas inmobiliarias imputadas (sin contar la vivienda habitual y suelo no edificado), los rendimientos de Letras del Tesoro y las subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado que superen los 1.000 euros.

Cuáles son los impuestos, deducciones y exenciones este año

La reforma fiscal aprobada en 2014 para 2015 ha traído consigo una rebaja de los tipos impositivos de IRPF y reducción de tramos, así como nuevos mínimos familiares y personales que aligeran la presión fiscal. No obstante, también se han eliminado algunas deducciones y se ha reducido las cantidades deducibles por determinados conceptos. En cambio, ahora están exentas las ayudas a las víctimas de violencia de género y la Rentas Mínimas de Inserción (RMI). Veámoslo con más detenimiento.

1. Tramos de IRPF por rendimientos del trabajo y ahorro

En la declaración de 2015 los tramos de cotización por rendimientos del trabajo bajan de 7 a 5, al igual que también desciende el tipo impositivo. Para calcular el tipo de retención o ingreso a cuenta aplicable a los rendimientos que se satisfagan o abonen a partir del 12 de julio se utiliza la siguiente escala:

Renta_TramosIRPF

Mientras que del 1 de enero al 11 de julio se suma un 0,50% más en los tres primeros tramos y un 1,00% más en los dos últimos. Respecto a la fiscalidad del ahorro, se mantienen los tramos pero baja el tipo. La cosa queda así:

Renta_Tramos_Ahorro

Las rentas del ahorro se refieren a los beneficios obtenidas por inversiones, ya sean depósitos, fondos, acciones, etc., sin contabilizar planes de pensiones y seguros de vida. Este año, Hacienda pone al margen de la declaración los primeros 5.999 euros de ganancias

2. Mínimos exentos familiar y personal

El dinero mínimo vital para cubrir las necesidades básicas de la persona y la familia que queda fuera de tributación sube en este ejercicio. En contrapartida, se suprime la deducción por renta baja, o lo que es lo mismo, aquellos contribuyentes con bajos rendimientos del trabajo no se podrán deducir nada. Así, con carácter general se descuentan 5.550 €; si el contribuyente es mayor de 65 años, dicha cantidad será de 6.700 €; y, si su edad es superior a 75 años, la cuantía será de 8.100 €.

En cuanto a los mínimos exentos por descendientes, ascendientes y discapacidad, los recogemos en esta tabla:

Renta_Minimo

Hay que tener en cuenta que cuando el descendiente sea menor de tres años, el mínimo que corresponda de los indicados en la tabla superior se incrementará en 2.800 euros anuales.

3. Planes de pensiones, despidos y otras exenciones

La reforma fiscal de la que hablábamos unos párrafos más arriba fija en un máximo de 8.000 euros la deducción por pensiones sin importar la edad del contribuyente. En todo caso, no podrá superar el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas.

Por otro lado, estarán exentas de tributación las Rentas Mínimas de Inserción (RMI), las subvenciones a las víctimas de violencia de género y las becas que conceden las fundaciones de las entidades financieras. Además, se establece un límite máximo de 180.000 euros fuera de la declaración en las indemnizaciones por despido. Finalmente, desaparece para los arrendatarios la deducción del alquiler si este se produce a partir del 1 de enero de 2015. Aun así, se mantienen las deducciones por este concepto que aplican las CC AA, como es el caso de la Comunidad de Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here