Directora de innovación del Vallmont: “Con el iPad hemos suprimido los deberes convencionales”

La nueva directora de innovación del Colegio Bilingüe Vallmont, María Sánchez, analiza el impacto de la introducción del iPad en las aulas transcurridos tres cursos desde su implantación y asegura que ha supuesto una transformación muy positiva en el sistema de enseñanza.

603
María Sánchez, directora de innovación del Vallmont:

“La figura del profesor ha cambiado. Ya no es la única fuente de contenido, sino que además actúa de guía en el proceso de aprendizaje del alumnado”, asegura María Sánchez, directora de Innovación Tecnológica en el centro educativo pardillano. Aunque Sánchez solo lleva tres meses al frente del departamento, forma parte del claustro del Colegio Bilingüe Vallmont desde hace 11 años.

Licenciada en Física y madre de dos pequeños de 7 y 4 años, alumnos del centro, afirma que siempre ha sentido pasión por las nuevas tecnologías, amén de ser consciente de los beneficios que su uso podría aportar a la enseñanza. De hecho, estuvo en los orígenes del proyecto iVallmont y contribuyó a realizar la selección de la tableta más avanzada del momento en materia educativa y definir el proceso de implantación.

Hoy, María Sánchez está convencida de que este 2016/2017 es el año de la consolidación del proyecto iVallmont después de tres cursos trabajando con el iPad en las aulas. Pero, además, es el comienzo de una nueva etapa en su carrera profesional y está rebosante de ideas.

CLaveLocal: A pesar del poco tiempo transcurrido, ¿podría decirnos cómo se siente en su nuevo cargo?

María Sánchez: Muy bien, siento que puedo cumplir mis sueños respecto a cómo creo que debe ser la mejor educación para los niños. Quizá lo más difícil para mí es que he pasado de ser ‘profe’ y compañera a tener que coordinar a mis amigos. En cambio, el trabajo me apasiona. Actualmente, continuamos las líneas establecidas los años precedentes pero he organizado al equipo de forma diferente. Cada uno lidera un aspecto del proyecto, es decir, uno se encarga de la gestión de dispositivos, otro de la gestión de editoriales y otro de la coordinación TIC, mientras yo superviso y organizo el conjunto.

CL: ¿Con qué dificultades se ha encontrado en estos primeros compases?

MS: Al principio el mayor obstáculo era la falta de tiempo, ya que también soy profesora de Secundaria. Ahora, distribuyo el 50% de la jornada entre mi nueva responsabilidad y las clases, que he reducido a 16 horas a la semana. Por otro lado, he tenido que acostumbrarme a ser yo quien decida las ideas que vamos a poner en marcha. Los cuatro miembros del equipo ponemos en común aquello que creemos que es interesante y yo me encargo de seleccionar la propuesta más idónea y perfilar su desarrollo.

«Siento que puedo cumplir mis sueños respecto a cómo creo que debe ser la mejor educación para los niños»

CL: ¿Cuáles han sido sus mayores satisfacciones?

MS: La llegada del iPad ha supuesto una transformación global en la enseñanza y el aprendizaje. Al principio había muchos miedos entre algunos profesores poco familiarizados con la tecnología y algunos padres. Pero el resultado ha sido muy positivo, la motivación de los alumnos se ha disparado y hemos suprimido los deberes convencionales. Las tareas ahora pasan, por ejemplo, por hacer una entrevista en la peluquería, elaborar un podcast de historia o que los niños se graben planteando y resolviendo un problema de matemáticas.

Junto esa motivación basada en el juego, uno de los aspectos más gratificantes es ver cómo mis compañeros sacan adelante ideas en las que al principio no confiaban y cómo los niños aprenden de otra manera. También la actitud de los padres me produce gran satisfacción. Hemos realizado algunos talleres con ellos y ya están preguntando por los siguientes. Lo mismo sucede con los alumnos. Yo soy madre y puedo apreciar de forma directa las ventajas de este sistema de trabajo.

CL: Si pudiese volver atrás, ¿qué cambiaría?

MS: Realmente no cambiaría nada, pero acortaría los tiempos de implantación. En 2014/2015 arrancamos la fase piloto con 125 iPads para 3º de Primaria. Ahora, se han incorporado al programa todas las clases de Primaria junto a 1º y 2º de Secundaria e iremos sumando un curso más por año hasta completar toda la ESO. En total, cerca de 700 escolares disponen hoy en día de su propia Tablet y tenemos dos carritos con otros 30 iPads cada uno que se utilizan en Infantil, 1º y 2º de Primaria y Bachillerato.

Después de los inicios en los que efectuamos innumerables visitas a otros colegios que ya habían introducido la tecnología en sus aulas, estudiamos abundante documentación, acudimos a eventos, nos asesoraron especialistas… es el Vallmont el que sirve de modelo para otros centros.

Maria_Vallmont2

CL: ¿Puede resumir los puntos fuertes del proyecto iVallmont?

MS: El proyecto, como decía, ha supuesto un cambio en la forma de enseñar y de aprender. Los alumnos están mucho más motivados y la tableta se convierte en el catalizador de esos procesos de aprendizaje. Las fuentes de información son múltiples desde el iPad. Podemos proponer a los niños juegos para aprender geografía, nuevas fichas para fortalecer el cálculo mental que manejamos en algunos casos como un reto en los que se obtienen puntos canjeables por chuches o cambios de sitios en el aula.

La figura del profesor ha cambiado. Ya no es la única fuente de contenido en el aula, ahora tiene que ser más guía. A mí me gusta decir que es como Joda, el maestro que descubre a los Jedis lo que tienen que aprender. Aun así, seguimos con las clases tradicionales. Yo he dado hoy una clase sin apoyo del iPad; pero, los niños no tienen que coger apuntes, sino que pueden centrar su atención en la explicación y luego hacer una foto del resumen que he ido anotando en la pizarra.

CL: ¿Cuáles son las novedades más significativas de este curso?

MS: Hemos consignado en los escolares mayor motivación, creatividad y rendimiento. Asimismo, han mejorado sustancialmente en oratoria. Con todo ello consolidado, estamos añadiendo nuevas fórmulas. Este año, estamos incidiendo en el trabajo cooperativo con nuevas estructuras: trabajo individual, por parejas y en grupo.

Una vez que hemos conseguido la transformación del rol del profesor y los procesos, este año también estamos cambiando un poco la evaluación, principalmente en Secundaria. La calificación final se extrae de dos notas que responden a los conceptos de saber y saber hacer.

El primero se basa en uno o dos exámenes escritos en los que evaluamos la adquisición de conocimiento, además de otras pruebas que se hacen con el iPad y que nos dan un feedback más rápidamente. El segundo está integrado por todos los trabajos que nos son pruebas escritas, como grabar un vídeo, hacer mapas conceptuales, diseñar presentaciones… Estamos construyendo, en definitiva, una metodología Vallmont.

«Los alumnos están mucho más motivados y la tableta se convierte en el catalizador de esos procesos de aprendizaje»

CL: ¿Cuáles son los siguientes pasos en este camino de innovación tecnológica?

MS: Quiero profundizar en el aprendizaje por proyectos junto al de conocimientos. Lo denomino ‘proyectos de centro’ −en los que todas las etapas realizan una misma tarea− y tendrán una periodicidad trimestral. Por ejemplo, estamos trabajando en uno que hemos bautizado como ‘Navidad codificada’. Los niños han confeccionado una felicitación de Navidad que hemos escondido detrás de un código QR. Así, al tiempo que potenciamos la adaptación del aprendizaje al siglo XXI, hacemos partícipes a los padres de esta inmersión en las nuevas tecnologías.

De forma regular, presentamos encuestas de satisfacción a los padres y la respuesta es muy positiva. Una de sus peticiones fue que les enseñáramos a controlar el dispositivo en casa y organizamos un taller para mostrales cómo consultar el historial, cómo bloquear el iPad para que ejecute una sola app… Seguiremos avanzando en ello. Por otro lado, la formación al profesorado es constante, tanto impartida por empresas externas como de forma interna.

Otra de mis ideas a corto-medio plazo es ir prescindiendo paulatinamente de los libros y que los profesores creen su propio material didáctico. De la misma manera, vamos a ir estimulando a los niños a explorar y elaborar sus propios contenidos. En todo caso, las dos grandes patas sobre las que se sostiene actualmente el colegio son la innovación tecnológica y la innovación metodológica, que es otro grupo de trabajo del que yo también formo parte. Juntos hacemos una planificación anual donde definimos las líneas maestras de cada curso escolar.

Compartir