Editorial: Primeras valoraciones de los resultados electorales

Si el próximo 13 de junio tenemos claro quién será investido alcalde en Villanueva de la Cañada, pese a que el PP villanovense no haya estado exento de la pérdida de votos experimentada a nivel nacional, en Valdemorillo y Villanueva del Pardillo no existe ningún partido con mayoría clara. Los pactos parecen imprescindibles en ambos municipios.

275

El Partido Popular ha perdido su su hegemonía en buena parte del país, seguramente como castigo por los recortes realizados en distintas áreas durante las dos últimas legislaturas y por el auge de nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos. En líneas generales, nuestros pueblos son hasta cierto punto un reflejo de la coyuntura nacional.

Los villanovenses se mantienen fieles a Partida

Villanueva de la Cañada es el municipio que menos alteraciones ha experimentado en términos de gobernabilidad. Así, Luis Partida renueva su mayoría absoluta por el PP (9 concejales), pero no tan holgadamente con en los comicios del 2011. De hecho, ha perdido 3 concejales y casi 18 puntos porcentuales. Se queda con 9 ediles, pero el número de villanovenses que ha respaldado al PP local es prácticamente idéntico al que lo ha hecho en el ámbito autonómico, esto es, en torno a 3.800 personas, lo que parece indicar que el pueblo de Villanueva de la Cañada da un aviso al grupo político a nivel nacional.

Ciudadanos, que aparecía en el municipio por primera vez, se ha convertido en la segunda fuerza política preferida por los vecinos de la villa tanto en la localidad como en la Comunidad. Es más, localmente ha conseguido 150 votos más que Ignacio Aguado (candidato a la Presidencia por C’s) en la CAM y tres concejales para desarrollar su programa con cierta contundencia.

Unión Progreso y Democracia ha sufrido un importante varapalo, reduciendo su presencia en el Consistorio de 3 a 1 concejal y dejando en el camino 10 puntos. Eso sí, los vecinos han demostrado más confianza en la candidatura de Felipe Gutiérrrez (con 444 votos) que en la de su cabeza de lista autonómico, Ramón Marcos, que ha recogido únicamente 184 papeletas. La formación magenta tiene cuatro años por delante para reconducir sus filas o hacer llegar mejor el mensaje a sus vecinos, al margen de lo que pueda pasar con el partido tras las generales.

Por otro lado, para la Asamblea de Madrid, los villanovenses han elegido al PSOE como la tercera fuerza política (con 1.078 votos) y a Podemos como la cuarta (867 votos). En cambio, en el Ayuntamiento han querido mantener el concejal socialista que tenían (con 646 votos) y, tal vez al no existir agrupación afín al Partido de Iglesias, IU-LV ha crecido casi 3 puntos y un concejal, obteniendo 2 ediles en la Corporación (con 889 votos), mientras que para la CAM solo ha cosechado 173 votos. Por último, otro neófito en las lides municipales, VOX, ha logrado acumular 492 papeletas locales, posiblemente procedentes del PP, frente a las 215 autonómicas y colocar a Javier Galue como un miembro más de la oposición.

Hasta siete partidos con representación en Valdemorillo

La resaca electoral ha dejado a los valdemorillenses un panorama muy poco claro, con error en el recuento incluido. Al haber doce candidaturas, el voto ha estado tan disperso que, en el mejor de los casos y solo numéricamente, se necesitaría un pacto a tres bandas para gobernar en mayoría. Los cinco concejales que le han quedado al PP de Pilar López Partida de los 8 que tenía se traducen en una pérdida idéntica a la registrada por el PP villanovense: 18 puntos porcentuales. Pero, las consecuencias son distintas, pues la negociación para formar Gobierno se torna difícil. Progresistas podría ser una opción, con sus tres concejales, más el edil que aportara Vecinos de Valdemorillo (partido de reciente cuño) para una mayoría. Otra alternativa sería sumar los 5 del PP, los 2 de Ciudadanos, 1 de Vecinos de Valdemorillo y 1 de UPyD (que acudía a las municipales por primera vez abanderado por Nino Gil).

Por otro lado, cabe la posibilidad de una alianza entre Sí Se Puede (que ha sido la gran sorpresa al recoger 715 votos y convertirlos en 3 concejales), Progresistas, PSOE (que añade uno tras perder otro en el camino recorrido desde el 2011), Charo Cámara de IU (aunque no se pueda contabilizar oficialmente hasta que no sean definitivos los resultados y  la Junta Electoral de Zona haga firme la comunicación del error que ha dejado a IU-LV sin representación en los resultados provisionales facilitados por el Ministerio del Interior) y Nino Gil por UPyD. Con ello, quizá se respondería a las aspiraciones de algunos de desalojar al PP del Gobierno, pero parece harto complicado un largo entendimiento de cinco fuerzas políticas.

En definitiva, en este tablero de juego caben todo tipo de cábalas. Lo cierto es que los valdemorillenses han aupado al grupo inspirado en Podemos y a C’s (aunque con 100 votos menos) y castigado al PP (que para la Asamblea ha recibido más de 2.000 votos frente a los 1.428 del municipio). Y también de alguna forma han penalizado a PVM y PSOE, ya que ambos han recortado en torno a 4 puntos porcentuales en relación con la anterior convocatoria electoral. Por supuesto, el partido más sancionado de todos ha sido PIValde, que de tener 3 concejales en 2011 ha perdido ayer toda representación.

En Villanueva del Pardillo es preciso negociar sin prejuicios

El caso de Villanueva del Pardillo es tanto o más complicado que el de Valdemorillo. El PP se ha defenestrado tras los duros planes de ajuste que tuvo que poner en marcha la pasada legislatura y que llevaron a los vecinos a una situación de disgusto que no se ha podido soslayar. Ni la renuncia del actual alcalde a presentarse nuevamente ha valido para detener la caída libre de los populares pardillanos. Más de 25 puntos ha descendido el PP, convirtiéndose en la tercera fuerza política tras un largo pasado de mayorías absolutas (salvo la mayoría simple de 2011).

De 8 concejales, ha sacado 4 gracias a la confianza de 1.391 pardillanos (que se elevan a 2.535 si hablamos de la CAM). Esto los sitúa por detrás de C’s, la vencedora de los comicios en la villa con 1.496 apoyos, 10 puntos más que en 2011, y equivalente al respaldo que han dado los pardillanos a Ignacio Aguado en la Asamblea. En total, son 4 los concejales de Ciudadanos en la Corporación, la misma cantidad que tienen las filas del exsocialista Eduardo Fernández con Partido Local, nuevo actor también en la escena política.

Otro golpe ha sufrido el PSOE de Villanueva del Pardillo, esta vez con Antonio Moreta como cabeza de lista. Si en 2011 lograba 5 concejales (aunque acabara la legislatura con uno), la remodelación del PSOE no ha surtido efecto entre los pardillanos y ha perdido más de 13 puntos en estas elecciones, logrando solo 2 ediles. Se trata de una sanción local, pues en la Comunidad el PSOE ha sido premiado con 1.497 votos, en contraste con los 999 que ha cosechado para el Ayuntamiento.

De otra parte, de la escisión de Ciudadanos en la legislatura que acabamos de dejar nació Vecinos por El Pardillo con Mar Cáceres como candidata a la Alcaldía. Ha conseguido 2 concejales. Y cierra la lista de partidos con representación la plataforma Salvemos El Pardillo capitaneada por el portavoz de IU-LV Javier Cobo. Los 599 votos que han ido para Salvemos y le dan derecho a un edil hacen pensar que Cobo acertó al integrarse en dicha plataforma, ya que los pardillanos le han dado a IU-LV en la Comunidad únicamente 177 votos.

Como veis, en Villanueva del Pardillo también hay que hacer encaje de bolillos para configurar la mayoría de 9 concejales que permita gobernar sin sobresaltos. Pero, no sabemos si estarán olvidados los desencuentros de C’s y Vecinos por el Pardillo y los del PSOE y Partido Local. Tampoco parece que el PP tenga demasiados apoyos en el resto de fuerzas políticas.

En definitiva, el 13 de junio hay que decidir quién sostendrá el bastón de la Alcaldía en los tres pueblos, por lo que las próximas semanas habrán de ser de conversaciones y acuerdos que dejen atrás cuestiones personales o rencillas pasadas y primen los intereses de los ciudadanos.

Compartir