El Valle de los Neandertales vuelve a abrir sus puertas al público

El parque arqueológico de La Pinilla del Valle cuenta siete yacimientos cársticos con registros de los animales, plantas y seres humanos que vivieron allí en el período comprendido entre 300.000-40.000 años antes de la actualidad. Reabre ahora las visitas guiadas para difundir estos conocimientos a la sociedad. Hasta el 15 de junio, la entrada es gratuita.

541
El Valle de los Neandertales reabre sus puertas.

Situado en en el Valle Alto del río Lozoya cerca de la localidad de Pinilla del Valle, el Valle de los Neandertales es un proyecto desarrollado por el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid para promover el conocimiento de la Prehistoria. De hecho, se trata de un espacio único por el valor de los hallazgos encontrados a lo largo de 14 años de excavaciones, como restos de tres individuos neandertales, una mandíbula infantil o una cabeza de rinoceronte.

La zona incluye siete yacimientos cársticos con cronologías que abarcan desde el último tercio del Pleistoceno Medio hasta mediados del Superior; esto es, entre 300.000-40.000 años antes de la actualidad. El gran protagonista de los hallazgos realizados es el hombre de Neandertal (Homo neanderthalensis), un homínido que dejó registro de su paso a finales del Pleistoceno Medio por la península y que ahora descubre a los visitantes su modo de vida junto a la anatomía, la flora y la fauna que rodeaba a esta especie.

Un homínido que creó la cultura Musteriense

Se ha podido saber que tenían cuerpo robusto, gran capacidad craneal y cabeza con frente baja e inclinada, cara prominente y mandíbula sin barbilla. Proceden de la evolución del Homo heidelbergensis, cuya mejor representación se encuentra en la Sima de los Huesos de la sierra de Atapuerca. Las causas de su extinción no están claras y en ocasiones se ha señalado la probable competencia con los Homo Sapiens, como factor determinante de la misma. También pudieron influir los cambios climáticos y ambientales. La cultura que desarrollaron se llama Musteriense y está caracterizada por la elaboración de útiles líticos como raspadores, raederas, puntas etc.

Los hombres de Neandertal se cobijaban en las cavidades rocosas, donde dejaron muestras de su actividad cotidiana, como hogares, restos de los herbívoros consumidos o la industria lítica (piedras talladas), que fueron utilizadas para trabajar sus alimentos, curtir las pieles y elaborar objetos de madera. Pero en los yacimientos de la Cueva del Camino, el Abrigo de Navalmaíllo, la Cueva de la Buena Pinta y la Cueva Des-Cubierta también se han localizado registros de otra especie destacada: la hiena manchada. En este ecosistema convivían ambas especies junto a manadas de herbívoros, como uros, ciervos, gamos, caballos y rinocerontes, en competencia con grandes depredadores (leones, leopardos, hienas, osos, bisontes, lobos y quones).

Tras la inauguración del Valle el pasado septiembre, más de 4.500 personas han podido disfrutar de un recorrido guiado por el parque a cargo de miembros del equipo de investigación del proyecto. Ahora vuelven a estar a disposición de todos aquellos interesados, a través de reserva previa pinchando en este enlace. Se puede acudir de forma individual o en grupos escolares y hasta el 15 de junio la entrada es gratuita. Hay que hacer la reserva con más de 24 horas de antelación.

Compartir