Emiliana Fernández, encajera de bolillos de El Escorial

Hoy conocemos a Emi Fernández, una mujer de 61 años nacida en Toledo aunque escurialense de adopción desde que tenía 5 años. Entre las aficiones de nuestra vecina están los bolillos, una técnica de encaje textil con mucha historia. Con el objetivo de fomentar su trabajo, organiza en la Leal Villa el III Encuentro Nacional de Encajeras de Bolillos para el mes de agosto.

363
Emiliana Fernández, encajera de bolillos de El Escorial.

Emiliana Fernández Cerratos nació el 21 de enero de 1955 en un pueblecito de Toledo; pero, cuando solo tenía 5 años, su familia decidió trasladarse a El Escorial para dar a sus 7 hijos una vida mejor y progresar en el ámbito laboral. Nuestra Voz del Ciudadano de hoy lleva casada con José Martín, el amor de su vida, 38 años y tiene dos hijas.

Emi, nuestra vecina escurialense, se define como una mujer sencilla, humilde y, a veces, un poco cabezota. Entre sus aficiones, está ir a pasear, el campo, coser y, sobre todo, hacer bolillos. Este hobby se lo inculcaron sus paisanas de Toledo, quienes le enseñaron a hacer vainica con tan solo 4 años. A raíz de esto, nuestra protagonista ha ido adquiriendo más destreza gracias a los cursos de labores organizados en El Escorial y ahora Emi es una experta encajera de bolillos, una técnica artesana que lleva practicando 15 años.

La escurialense es la encargada de planificar el Encuentro Nacional de Encajeras de Bolillos en la Leal Villa de El Escorial. Es el tercer año que se celebra esta reunión. Concretamente, esta vez está convocada para el 27 de agosto en la calle Alfolí del municipio a partir de las 11:00 horas. Según ha explicado Emi a ClaveLocal, hacer bolillos relaja y es una afición muy bonita y sencilla que pueden desarrollar mujeres, hombres e incluso niños.

El objetivo del certamen escurialense es dar a conocer e impulsar la práctica de esta técnica de encaje textil. A grandes rasgos, consiste en ir entretejiendo hilos —normalmente de algodón— que están enrollados en rodillos, denominadas bolillos, para trabajar con mayor facilidad. Según se avanza en la configuración del encaje, el patrón sobre el que vamos a hacer la labor se ha de fijar con alfileres clavados en una almohadilla que se llama mundillo. Según Emi, es sencillo, hay que “torcer, cruzar y pinchar”, ha dicho.

 Emi es ama de casa y en su tiempo libre enseña a sus vecinas a hacer bolillos en la casa de la cultura escurialense. Sus chicas del grupo de encajeras de la villa participarán en la reunión nacional junto a otras aficionadas que vienen al municipio de diferentes partes de España para compartir la técnica e incluso vender sus artículos artesanales, como ligas, juegos de cama, toallas, puntillas, etc.

De El Escorial a nuestra vecina le gusta el sabor a pueblo y sus gentes. Además, ha aprovechado para pedir que se organicen más actividades destinadas a las mujeres porque, desde que se disolvió  la Asociación de Amas de Casa hace un año, “las vecinas no tienen mucho que hacer”, ha asegurado.

Si deseas escuchar las declaraciones de nuestra vecina de su propia voz, pincha aquí:

Compartir