Erasmus+ permite al CEPA Pedro Martínez Gavito intercambiar experiencias con Europa

Varios profesores del Centro de Educación para Adultos con sede en San Lorenzo de El Escorial han viajado a Italia en el marco del programa Erasmus+ para profundizar en los métodos de integración del alumnado inmigrante que se trabajan en distintos países europeos. La jefa de estudios del CEPA, Fuencisla Heras, relata esta enriquecedora experiencia.

38
Fuencisla Heras es una de las dos docentes del CEPA de San Lorenzo de El Escorial que viajó a Italia.

Erasmus+ es el programa europeo en los ámbitos de la educación, la formación, la juventud y el deporte para el periodo 2014-2020. Este programa trata de impulsar las perspectivas laborales y el desarrollo personal, además de ayudar a nuestros sistemas de educación, formación y juventud a proporcionar una enseñanza y un aprendizaje que doten a las personas de las capacidades necesarias para el mercado laboral y la sociedad actual y futura.

Nuestro centro se propuso el curso pasado participar en el Erasmus+, un programa que permite ser un centro de proyección y referencia europeos. El objetivo, conocer de primera mano todo lo que a nivel europeo se está haciendo en el campo de la educación de adultos y la interculturalidad.

Presentamos nuestro proyecto para poder ser admitidos al programa y obtuvimos una puntuación de 9,80, la nota más alta de los presentados por las Escuelas de Adultos. Esto, además de sentirnos orgullosos, nos animó mucho a seguir con el trabajo comenzado.

Nuestra tarea la centramos en:

  • El estudio de nuevos métodos y sistemas que propicien y faciliten la integración del alumno en el aula y en la sociedad.
  • El estudio de métodos nuevos para integrar la enseñanza de las ciencias, la tecnología, las matemáticas y la ingeniería que son las claves de la sociedad actual.
CEPA_Erasmus2
El proyecto del CEPA Pedro Martínez Gavito para el programa Erasmus+ obtuvo la nota más alta de todos los que se presentaron por parte de escuelas para adultos.

Así, en una primera etapa, decidimos que, de entre los diversos seminarios convocados en toda Europa, asistiríamos al programado en el sur de Italia, región de Calabria, ya que su contenido presentaba una mayor cercanía al objetivo elegido: “Métodos de integración del alumnado inmigrante”. En la semana del 7 al 12 de noviembre dos profesoras del Centro se desplazaron a Lamezia Terme donde se reunieron con otros veintidós profesionales. Un grupo venía de Londres, donde realizan trabajos de voluntariado para diferentes ONGs y, curiosamente, tan sólo uno era realmente inglés, el resto eran nacidos en Rumanía, Líbano, Nigeria, Lituania, España, Alemania, Georgia y Guinea. El otro grupo eran profesores de Alemania.

La organización del seminario corrió a cargo de una institución italiana que se ocupó de todos los detalles. La lengua de entendimiento y comunicación fue el inglés que, hablada con mayor o menor soltura, siempre permitió que rápidamente se establecieran lazos de convivencia.

En las sesiones de trabajo se pudo conocer con mucho detalle el tipo de acogida que Italia tiene preparada para los inmigrantes:

  • Casa de acogida para menores con clases de italiano.
  • Asistencia de las necesidades básicas e imprescindibles.
  • Sistema educativo para los emigrantes.

En el programa figuraba también la visita a dos centros de acogida en localidades cercanas, donde se pudo observar la gran labor que allí se lleva a cabo fundamentada en el voluntariado y las aportaciones económicas de personas anónimas.

Fuencisla Heras con algunos de sus alumnos inmigrantes.
Fuencisla Heras, jefa de estudios, con algunos de sus alumnos inmigrantes durante una clase.

De gran impacto emocional fue la visita al puerto de Reggio di Calabria, donde 200 emigrantes del Camerún  acababan de llegar esa noche escondidos en un barco. Hubo la magnífica oportunidad de conversar con el médico voluntario que les atendía y que describió las condiciones infrahumanas en las que llegaban, y ver en directo la gran labor de los voluntarios que con los incómodos uniformes de protección se movían con gran destreza y rapidez ayudando y realizando múltiples tareas de aseo, higiene, sanidad, entrega de ropa limpia, etc.

En otro orden, la visita al pueblo de Riace sorprendió gratamente. Riace es un pueblo bellísimo colgado en una colina y que estuvo abandonado hasta el año 2000. Su actual alcalde ha reconstruido el pueblo con la colaboración de antiguos habitantes, que han querido regresar a su tierra natal, y de inmigrantes llegados en los últimos años que han instalado en las casas talleres, donde elaboran todo tipo de artesanías. Tan famoso se ha hecho Riace que llegan turistas de todas partes que compran, comen y se alojan allí, proporcionando una manera de buen vivir a sus habitantes.

El pueblo es un ejemplo de limpieza, lleno de flores y adornado con las obras de arte de sus habitantes; los colegios se han vuelto a llenar de niños, la agricultura, sostenible y ecológica, aprovecha los bancales en terrazas, y ¡oh sorpresa!, crían burros, animal que en España casi tiende a su desaparición. Y otra novedad: han creado una moneda propia de uso en el pueblo con la que se manejan para todas las transacciones.

Nuestro próximo curso Erasmus+ será en Lisboa y, estamos seguros de que será tan intenso e interesante como el pasado en Italia.

Fuencisla Heras García
Jefa de Estudios
Compartir