Eugenio Jiménez, toledano y vecino pardillano desde el año 1980

Hoy conocemos más en profundidad a Eugenio Jiménez. Tiene 61 años y desde hace 34 es vecino de Villanueva del Pardillo. Nos cuenta que este pueblo ha evolucionado mucho. Cuando él llegó, había "cuatro casas" y los escolares viajaban, a diario, hasta Majadahonda porque no había centros educativos. Eugenio ha pedido a su alcalde un servicio sanitario 24 horas.

0
455
Nuestro vecino Eugenio sostiene una imagen de Villanueva del Pardillo de 1980.

Eugenio Jiménez Ávila nació el 12 de febrero de 1953 en Villaminaya, un pueblo de Toledo. Con tan solo 14 años, abandonó su lugar de origen y se trasladó a la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Nuestra Voz del Ciudadano de hoy nos cuenta que esta decisión la tomó porque la situación laboral en su pueblo era muy mala. Cuando llegó a Madrid, comenzó a trabajar como hostelero en la marisquería donde también trabajaba su primo.

En Pozuelo de Alarcón conoció a Estrella, originaria del municipio, una joven señorita que causó impresión a nuestro vecino, tanto que tiempo después contrajo matrimonio con ella. Años más tarde, Eugenio y su mujer se mudaron a Villanueva del Pardillo, un pueblo cercano a Pozuelo, pero con los precios de las viviendas más baratos. Actualmente, Eugenio tiene dos hijos y reside, junto a su esposa, en el municipio pardillano.

Nuestro protagonista de hoy se ha dedicado toda su vida al mundo de la hostelería, confiesa que no sabe hacer otra cosa. Ha trabajado en el antiguo campo de tiro de Villanueva del Pardillo, ubicado donde se encuentra el actual campo de golf. Además, ha sido camarero en un restaurante madrileño de la calle Juan Duque y ha prestado servicio en el negocio pardillano Valeo. En el año 1997, Eugenio decidió abrir su propio negocio porque estaba cansado ya de trabajar para los demás. En la céntrica avenida de Madrid, puso en marcha una pequeña, pero acogedora, cafetería-cervecería llamada DaySer. Eugenio asegura que compró ese local pensando en el futuro de sus dos hijos. En el negocio familiar, trabaja Eugenio y sus muchachos, y Estrella echa una mano siempre que puede.

Entre las aficiones de nuestro vecino, está el fútbol y pasear por los alrededores de su pueblo. Él se define como un hombre trabajador, humilde, aunque algo bruto, pero porque es de pueblo, dice. De Villanueva del Pardillo, le gusta la tranquilidad y la cercanía a Madrid. En este sentido, ha aplaudido la obra de la duplicación de la M-509, que, en su opinión, beneficiará  a todos los vecinos. Eugenio, ha aprovechado para pedir a su alcalde un centro sanitario de atención 24 horas donde se atiendan las urgencias.

Nuestro vecino nos ha contado que Villanueva del Pardillo ha evolucionado mucho. Antes había “cuatro casas” y desde que él llegó, en el año 1980, el municipio no ha hecho más que crecer. Asegura que antes no había servicio de autobuses y que los escolares tenían que desplazarse hasta Majadahonda para ir al colegio. En un futuro, a Eugenio le gustaría jubilarse en su bar y no descarta envejecer en su pueblo natal.

Si quieres escuchar las declaraciones de nuestro vecino de su propia voz, pincha aquí:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here