La puerta grande de La Candelaria abre sus puertas a Víctor Barrio

El diestro Víctor Barrio logró cortar tres orejas en la Feria Taurina de Valdemorillo. Los asistentes pidieron el indulto del último toro que lidió el segoviano, una res de Cebada Gago de 510 kilos de peso apodada Cachondito. Paulita no consiguió trofeo y Escribano cortó una oreja.

251
Foto cedida por el Ayuntamiento de Valdemorillo.

Este domingo ha sido el último día de la Feria de Valdemorillo, el único del triduo taurino que ha hecho disfrutar a los aficionados. Víctor Barrio ha triunfado en la Candelaria con entrega y buen toreo, demostrando su ansia de obtener más oportunidades en la temporada taurina de este año. El segoviano cortó tres orejas.

Las reses del sábado, de la ganadería de José Luis Pereda – La Dehesilla, no supieron saciar el hambre taurino que se respiraba en el coso valdemorillense. Los sementales carecían de fuerza, bravura y casta. La excepción fue Ratita. Salió al ruedo en segundo lugar demostrando a los dos tercios de entrada su talante. Tras varios pases, el toro se volvió dócil. Ninguno de los tres maestros consiguió trofeo.

Por su parte, el viernes abría la primera feria taurina en España una novillada picada con ejemplares de Albarreal y Juan Pedro Domecq. Los sevillanos Ángel Jiménez y Borja Jiménez, junto al novillero de Galapagar Martín Escudero fueron los encargados de lidiar ambas ganaderías. Aunque la tarde prometía, con un lleno de tres cuartos de la plaza de la Candelaria, las reses no dieron mucho juego. Al final, Martín Escudero y Borja Jiménez cortaban una oreja cada uno en el tercer y quinto astado, respectivamente, ambos de la casa Juan Pedro Domecq.

Paulita y el primer toro, Justiciero.
Paulita y el primer toro, Justiciero.

Nos centramos en la corrida que consiguió cortar cuatro orejas, tres de Víctor Barrio y una de Manuel Escribano.  El primero de Cebada Gago pisó el ruedo 15 minutos más tarde de lo previsto frente a la inquietud de los aficionados. A Justiciero, un negro bragado de 520 kilos, le recibió un Paulita que demostraba en todo momento su voluntad con el capote. El maño no pudo reeditar su éxito del año pasado en La Candelaria. Su primer toro no humillaba. El torero derribó de estocada trasera y obtuvo saludos.  Algo parecido ocurrió con el cuarto. Bocero un negro mulato de 480 kilos. Paulita volvió a demostrar su voluntad y ganas de lucimiento, pero su res se quedó muy corta, no se entregó. El maestro mató de estocada delantera y de nuevo consiguió saludos.

Manuel Escribano y el segundo toro, Olivito.
Manuel Escribano y el segundo toro, Olivito.

El turno ahora es para Manuel Escribano. De azul marino y oro se mostró tranquilo ante Olivito, un negro de 510 kilos de peso. Fue aplaudido en banderillas, tras un quiebro en tablas. Mató con decisión, algo que el público valoró reclamando una oreja. El presidente se la concedió.  Con Juncal III, un negro bragado de 500 kilos, Escribano se atrevió aún más. Recibió al semental a puerta gayola. El toro salió por toriles con fuerza. Humilló y repitió, pero cesó en la muleta. Mató con una buena estocada. El público, algo más de dos tercios, de nuevo pidió la oreja pero la presidencia esta vez no se la concedió y hubo de conformarse con vuelta al ruedo.

SAMSUNG CSC
Víctor Barrio y el sexto toro, Cachondito.

El más joven de los tres toreros salió al coso convencido de sí mismo. Consiguió cortar una oreja a Gallinero, un Cebada Gago negro de 510 kilos al que le costó repetir las embestidas. El segoviano recibió al toro por tafalleras y chicuelinas. El burel se vino abajo pronto y lo mató de media estocada. Su faena consiguió una oreja. A Cachondito, el mejor toro de la tarde, y por qué no decirlo de toda la feria de Valdemorillo, Víctor Barrio le recibió hincado de rodillas frente a los toriles con cuatro faroles seguidos, algo que consiguió levantar al público taurino. El maestro se quitó las manoletinas y se las tiró al toro. Mató de estocada desprendida y consiguió el doble trofeo, las dos orejas. El público pidió el indulto de Cachondito, algo que pareció muy exagerado a la presidencia de la plaza. Vuelta al ruedo de la res con ovación.

Así, el diestro Víctor Barrio ha sido premiado con la VI Chimenea Platino al mejor matador de la feria valdemorillense y Cachondito se ha alzado con el V Trofeo La Candelaria al mejor astado de los lidiados entre el 6 y 8 de febrero. El Ayuntamiento de Valdemorillo hará entrega de estos trofeos el viernes 20 de febrero, a las 19:00 horas, en el salón de actos de la biblioteca municipal María Giralt, ubicada en la calle La Paz nº 53, planta baja.