Los niños de 3º del Vallmont, más motivados tras un año estudiando con el iPad

La implantación del proyecto iVallmont en tercer curso ha supuesto un cambio metodológico que ha permitido a los profesores atender de forma individualizada a los escolares y a estos abrirse al conocimiento desde la experimentación y la creatividad. El próximo año se extenderá hasta 1º de la ESO.

1096

Tras casi un año escolar de implantación del proyecto iVallmont en el colegio concertado bilingüe Vallmont de Villanueva del Pardillo, los responsables de este programa de introducción de la tecnología en las aulas hacen una valoración muy positiva de los resultados.  Recordamos que el centro puso en marcha esta iniciativa el pasado mes de septiembre de forma experimental en las clases de 3º de Primaria.

Así se han distribuido 125 tabletas iPad, una para cada alumno de dicho curso, y se han suprimido los libros de texto como herramientas de estudio. En su lugar, se ha habilitado un repositorio con los libros digitalizados, denominado Blink, al que se accede desde el propio iPad. Las tablets de Apple vienen a sumarse a la pizarra digital interactiva (PDI), el proyector y el ordenador con los que cuenta cada una de las aulas del centro, siguiendo la hoja de ruta definida para vincular la Educación con la Tecnología, de manera que se facilite el aprendizaje y los niños se formen en un entorno adaptado a las características de la sociedad del siglo XXI, donde la memoria deja paso a la experimentación y el descubrimiento afianzando el conocimiento.

Líneas pedagógicas innovadoras

iVallmont_Aula3

Cuando la tecnología se convierte en un instrumento esencial del proceso educativo, los métodos de enseñanza deben variar. En este sentido,  el Vallmont ha establecido cuatro líneas pedagógicas. Por un lado, trabajan con lo que han denominado Flipped Clasroom (Clase Invertida). Se trata de que los estudiantes accedan al contenido de la lección antes de acudir al centro a través de las explicaciones virtuales del profesor. Estas tienen una duración de entre 3 y 10 minutos y pueden pausarse, pararse o repetirse cuantas veces lo desee cada niño. De esta forma, es el alumno quien tiene la capacidad de tomar la iniciativa en clase para abordar directamente aquellas cuestiones de la lección que más le interesen.

Por otra parte, a través del Trabajo Colaborativo se busca la interacción entre los alumnos miembros de un grupo para alcanzar un objetivo determinado. Con ello, se potencia la capacidad de trabajo en equipo, donde cada unidad aporta sus habilidades al conjunto para lograr un fin común.

En tercer lugar, el Challenge Based Learning (CBL o Aprendizaje Basado en Retos) plantea desafíos a los chicos que deben resolver a través de la investigación y análisis. Es una técnica que favorece la motivación del alumno, insiste en el trabajo colaborativo (si se organiza en grupos) y consolida el aprendizaje.

Por último, en el Digital Portfolio (Carpeta Digital) los estudiantes recopilarán sus trabajos en formato digital y organizados siguiendo unas pautas (por proyectos colaborativos, por retos, por temas) que les obliguen a reflexionar cuál debe ser su composición.

Recursos de software y servicios

iVallmont_iPads2

Junto a lo que es estrictamente la infraestructura hardware, se ha creado un ecosistema de servicios y aplicaciones que la dotan de funcionalidad. Las tabletas entregadas al alumno tenían instaladas las clásicas apps de productividad (procesadores de texto, aplicación de presentaciones, vídeo, etc.). No obstante, a lo largo del curso académico se han ido desechando unas, como la app de matemáticas MyBlee, e incorporando otras tales como WordRef, un diccionario español-inglés-francés; o Multiplication Training, para aprender las tablas de multiplicar.

Asimismo, se ha introducido un sistema de control parental en el navegador Safari más completo que el anterior. Además, se utiliza una solución de gestión de dispositivos móviles MDM que posibilita el bloqueo o borrado de los terminales de forma remota, el control de los permisos de las apps para abrir documentos descargados con Safari y el establecimiento de restricciones de uso de la tableta, entre otras prestaciones. También cabe mencionar la temporalización de los trabajos, de manera que el docente puede delimitar el horario en el que los niños han de realizar y entregar una tarea determinada.

Por otro lado, cada tableta tiene asociada una cuenta de correo electrónico que actúa como canal de comunicación entre profesor y alumno y, desde de junio de 2014, está en marcha un blog a modo de bitácora en el empleo del iPad.

Los beneficios observados

iVallmont_Formacion_Profes

Jaime Llorente, responsable del proyecto iVallmont, insiste en que lo más importante respecto a la implantación de este programa es que se ha producido un importante cambio metodológico en el colegio que ha traído consigo múltiples beneficios para los escolares. El más evidente es la reducción de peso en la cartera al eliminar el uso de los libros de papel.  Pero, los más relevantes se centran en el cambio de actitud del menor respecto al aprendizaje.

Con la tecnología al servicio de la enseñanza “atendemos mejor a la individualidad y los distintos tipos de inteligencia (visual, analítica) y respondemos de acuerdo a las necesidades específicas de cada alumno”, subraya Llorente. Al tiempo, añade que se ha modificado la gestión del tiempo. Los niños ya no invierten en torno a tres cuartos de hora para hacer los deberes sentados frente al lápiz y papel, sino que se han recortado los tiempos y se han introducido nuevas actividades  que fomentan la creatividad y resultan más estimulantes, como la preparación de temas en formatos multimedia con un fuerte componente de gaming. En este sentido, los padres recalcan que sus hijos están más motivados, se centran más a la hora de hacer los deberes, son más participativos y tienen más inquietudes por aprender.

Aunque desde el centro han preferido no evaluar numéricamente la mejora del rendimiento, aseguran que el primer año de implantación del proyecto iVallmont ha sido un éxito y en el próximo curso lo extenderán desde 3º de Primaria hasta 1º de la ESO. En infraestructuras, han desplegado cuatro líneas de fibra óptica para asegurar la fluidez de la conexión y los nuevos 450 iPads que distribuirán entre los escolares amplían la memoria de 16 a 32 Gbytes. El equipo multidisciplinar liderado por Jaime Llorente se compone de 5 profesores que apoyan y asesoran a los tutores de tercero, así como a los de los cursos que se sumarán al programa el año que viene. Finalmente, el 10 de junio, el colegio Vallmont recibe a los responsables de una decena de centros educativos madrileños para compartir su experiencia de introducción de la tecnología en las aulas como modelo de innovación educativa.

Compartir