Luis Azula de 72 años es el presidente de los mayores de Valdemorillo

Hoy conocemos más en profundidad a Luis Azula. Nacido en Cáceres, se mudó a Valdemorillo hace 32 años porque el pueblo le cautivó. Ahora, y desde hace tres años, preside la Asociación de la Tercera Edad de su pueblo. Es un hombre activo y con ganas de vivir.

498

Luis Azula Álvarez nació el 6 de noviembre de 1942 en Cáceres. Cuando tan solo tenía 17 años, Carmen, una joven extremeña, conquistó su corazón en el baile del pueblo. Con ella se casó a los 24 años y fruto de ese matrimonio tuvieron dos hijos que ahora, les han dado dos nietos.

Nuestra Voz del Ciudadano de hoy se mudó a Madrid con 21 años porque el servicio militar le llamaba. Casados ya, Carmen y Luis se asentaron en Carabanchel. Una nochevieja de hace 32 años el matrimonio pasó el fin de año en Valdemorillo, un pueblo del que se enamoraron locamente. Luis no se lo pensó dos veces y adquirió una parcela en la urbanización Cerro de Alarcón. Desde entonces, no se ha movido de su pueblo.

Desde hace cinco años, Luis participa en la Asociación de la Tercera Edad de Valdemorillo y, desde hace tres, es el presidente. Nuestro vecino se define como una persona amable, constante y activa, aunque afirma que no es muy cariñoso, ni besucón. En su tiempo libre le gusta pintar, de hecho da clases de pintura en el centro de mayores valdemorillense. Además, también se encarga, junto con los demás mayores del pueblo, de construir y diseñar el tradicional belén que se instala en la Plaza del Ayuntamiento.

La vida profesional de Luis ha girado en torno al comercio. Ha sido dependiente y escaparatista. Coincidiendo con el inicio de la Navidad, muchos son los negocios que decoran sus escaparates con adornos típicos. En este sentido, nuestra Voz del Ciudadano aconseja no sobrecargar los espacios con abundante decoración, sino adornar con algún detalle “fino”, al tiempo que indica que la luz debe proyectarse siempre sobre el producto que se quiere vender y no sobre la decoración, que por sí sola hace el efecto llamada.

Luis es un hombre activo y con muchas ganas de vivir. A él le gustaría pasar el resto de sus días en Valdemorillo, pueblo del que destaca la tranquilidad y la calidad de vida que ofrece, pero le gustaría que hubiese más transporte para poder ir al hospital.

Si quieres escuchar las declaraciones de nuestro vecino de su propia voz, pincha aquí: