El móvil, el gran enemigo de los estudiantes a la hora de preparar sus exámenes

Nuestros estudiantes se preparan para hacer frente a los exámenes y, para ayudarles en su preparación, ClaveLocal ha entrevistado a Miriam de los Santos López, responsable del Servicio de Orientación de la universidad villanovense Camilo José Cela, quien ha indicado que lo primero para aprovechar el tiempo es planificarse.

248

miriam-exámenes-UCJC-OKCon los exámenes de enero llamando a la puerta de los jóvenes universitarios y la recuperación de las materias pendientes en ciernes para otros estudiantes, ClaveLocal desvela las pautas de estudio más recomendables para afrontar este período con éxito. Para ello, nada mejor que los consejos de Miriam de los Santos López, responsable del Servicio de Orientación de la universidad villanovense Camilo José Cela, quien asegura que lo primero para aprovechar el tiempo de estudio es partir de una buena planificación y eliminar las distracciones.

El teléfono móvil es el gran enemigo de los estudiantes y una de las principales fuentes de distracción. “Están pendientes del WhatsApp, las redes sociales o si les llama un amigo”, indica. Lo ideal es dejar el dispositivo móvil a un lado para que las horas que se está delante de los apuntes sean realmente productivas.

pensar-examenes-ok

El estado de ánimo influye también en el estudio, al igual que en cualquier actividad de la vida diaria. En este sentido, la psicóloga experta en inteligencia emocional comenta que, si se afronta el estudio con una actitud positiva, nos ayudará a sobrellevarlo mejor y rendiremos mucho más.

“Es cierto que no podemos olvidarnos de que en ocasiones nos aparecen pensamientos negativos sobre lo mal que llevo esta asignatura; pero, estos pensamientos, lejos de ayudarnos, se convierten en obstáculos que hacen que disminuya nuestra atención y concentración”, indica.  Por ello, es importante identificar cuáles son esos pensamientos y transformarlos en positivos y realistas.

El lugar de estudio no debe superar los 22º

Otro de los aspectos esenciales para conseguir una atención y concentración totales es el lugar de estudio. La experta señala que cada estudiante es diferente, unos prefieren acudir a la biblioteca, otros trabajar en casa y algunos hacerlo con amigos. Sea como fuere, lo importante es que el espacio dedicado a este menester sea tranquilo y cuente con buena iluminación.

sitio-examenes-ok

Se recomienda que la luz sea natural, que entre por el lateral izquierdo para diestros o por el lateral derecho en el caso de los zurdos, para evitar sombras cuando se está escribiendo. Es aconsejable también que la temperatura sea más bien fresca, entre los 19 y 22 grados. 

Por otro lado, la posición ideal es estar sentado en una silla cómoda, con la espalda recta y los brazos apoyados sobre la mesa. Sobre la mesa, ha de estar únicamente aquello que vayamos a utilizar para estudiar, evitando cualquier objeto que nos pueda distraer. “A mis estudiantes siempre les recomiendo que tengan sobre la mesa solo los apuntes que vayan a estudiar durante esa mañana o esa tarde, es decir, si hemos planificado estudiar dos temas de una asignatura, solo tendremos esos dos temas sobre la mesa”, añade.

Decálogo de estrategias de aprendizaje

1. Hacer una buena planificación y comprometerse a cumplirla.

2. Buscar un sitio adecuado para estudiar.

3. Realizar resúmenes y esquemas de las asignaturas que permitan tener un visión global de cada uno de los temas y ayuden a la memorización.

4. Preguntar las dudas al profesor.

5. Aprovechar el tiempo de estudio.

6. Modificar los pensamientos limitantes, como ‘No puedo’ o ‘voy a suspender’.

7. Eliminar el móvil o las redes sociales durante el tiempo de estudio, ya que son la principal fuente de distracción hoy en día.

8. Conseguir ver el estudio como algo agradable y que va a servir para el futuro.

9. Valorar los resultados obtenidos para poder modificar los aspectos en los que se haya fallado de cara al próximo trimestre.

10. Premiarse por el esfuerzo realizado.

La música no es buena compañera

Algunos estudiantes confiesan recurrir a la música para memorizar sus asignaturas, pero ¿es esta una buena práctica? De los Santos plantea algunas objeciones.

“Cuando estudiamos con una música vocal, esta se procesa a través de nuestro bucle fonológico. Si además nos la sabemos, se activa la memoria y el recuerdo de esa canción. Como para estudiar lo hacemos a través del lenguaje y lo leemos dentro de nosotros, el bucle fonológico se satura porque tiene que procesar la letra de la canción que estamos escuchando y la letra de lo que estamos estudiando”, ha subrayado.

Con la música es instrumental, sigue habiendo saturación porque el ritmo de la canción también activa zonas del lenguaje, por lo que no es recomendable a juicio de la psicóloga. De la misma manera, tampoco lo es estudiar en la cama porque el cuerpo está relajado y esto invita al sueño y merma la atención.

Objetivos que se pueden cumplir

Como avanzábamos unas líneas más arriba, a la hora de preparar las pruebas es recomendable hacer una buena planificación, pero no solo en época de exámenes, sino también desde el inicio de curso. Para que el tiempo cunda, es necesario, según De los Santos, conocerse muy bien a uno mismo, saber cuáles son las asignaturas que más gustan y cuáles las que más cuestan para poder definir metas realistas. “No se puede alcanzar un compromiso para estudiar 5 horas cada día si jamás se ha estudiado ese tiempo”, ha recalcado.

En relación a esto, ha dicho que se deben planificar objetivos que se puedan cumplir y compaginar en un mismo día la asignatura más asequible con la de mayor complejidad. De esta forma, se conseguirá mantener la motivación durante el tiempo que se esté estudiando y se logrará hacer frente a todas las materias.

Cumplir con esa planificación es esencial; de lo contrario, habrá que compensar el tiempo y reorganizar nuevamente el horario. “El problema puede aparecer cuando día tras día no se cumple con la planificación y aparece el sentimiento de culpa y malestar por no haberlo hecho, o la ansiedad si se han echado encima las fechas de los exámenes”, ha recalcado la especialista.

Los descansos no deben exceder los 5 minutos

Miriam de los Santos considera que las horas de estudio deben ser proporcionales al número de asignaturas y al grado de dificultad de las mismas. Así, sugiere que en formación superior habría que dedicar dos horas y media o tres diarias para llevar las asignaturas al día fuera de la época de exámenes. Por otro lado, los descansos han de hacerse cada hora y no exceder los 5 minutos.

planificar-ok

Sobre los ‘atracones finales’ o estudios de última hora a los que recurren muchos jóvenes, la psicóloga indica que no es una buena técnica a pesar de que a algunos chicos les funciona. “Esto hace que tengamos un exceso de información en el último momento que habitualmente solo dura el día del examen, ya que solo memorizamos y no elaboramos la información”, manifiesta.

Así, explica que solo con memorizar no se comprende lo que se estudia y, si el estudiante se encuentra en el examen con preguntas que requieren relacionar conceptos, es probable que no sea capaz de contestarlas. En cambio, estudiar elaborando la información es una inversión a largo plazo, pues el conocimiento de esa asignatura suele ser útil para el estudio de otras. Finalmente, desde su experiencia aclara que los atracones finales pueden jugar una mala pasada y generar una elevada ansiedad antes del examen que deje al joven completamente en blanco.