Nicolás Bayarri, de Sí Se Puede: “Me tengo que rodear de gente muy preparada”

El más joven de los candidatos a la Alcaldía de Valdemorillo es vecino de la villa desde hace 16 años, desde que contaba con siete años de edad. Posee un doble grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y dice contrarrestar su falta de experiencia con sus ganas de mejorar el pueblo.

1330

Nicolás Bayarri Toscano cuenta con tan solo 23 años, lo que le convierte en el candidato a la Alcaldía de Valdemorillo más joven de todas las formaciones que compiten en esta contienda electoral. Es el segundo de tres hermanos, aunque sus padres proceden de familias mucho más numerosas (siendo en la rama materna, de origen gaditano, 14 hermanos y 12 en la paterna, originarios de Murcia), y lleva residiendo en la localidad 16 años.

La familia Bayarri vivió en Zarzalejo, Atocha y Valdebernardo antes de afincarse en Valdemorillo, pueblo que conocieron en su época de Zarzalejo y al que los progenitores consideraron el más adecuado para criar a sus hijo. Así, a la edad de 7 años comenzó su vida valdemorillense acudiendo primero al CEIP Juan Falcó y, más tarde, al IES Valmayor. En la universidad Carlos III estudió doble grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y también ha realizado cursos intensivos en Gestión de Riesgo en los Mercados Financieros y Excel Empresarial y Financiero. Asimismo, posee titulación como profesor de ajedrez y socorrista.

Desde enero de 2015, Bayarri se encuentra en las filas de Sí Se Puede Alternativa Ciudadana por Madrid. Se unió a esta formación tras varias conversaciones con una de sus integrantes en las que le trasladó que sus principios fundacionales se basaban en el ideario de Podemos. A partir de ahí, se organizaron unas Primarias abiertas durante 3 días y, finalmente, Bayarri obtuvo más del 60% de los votos para encabezar la candidatura. Cuenta que quizá la idea de regenerar la política que abandera el partido y el hecho de ser un candidato joven y sin pasado en otros partidos le ha podido beneficiar un poco para el apoyo recibido. En todo caso, asegura que él mismo participó bastante en la elaboración de un programa que, según afirma, está organizado como e de Ganemos.

Aunque no da una fecha exacta sobre cuándo empezó a interesarse por la política, recuerda que siempre fue “el típico chico raro que veía los telediarios del mediodía y la noche” y le gustaba debatir temas de actualidad. Asimismo, afirma que siempre ha sentido vocación por lo público. Sin embargo, sacaba tiempo para tocar la guitarra ─instrumento que domina desde los 9 años─ e incluso formar una grupo de música con algunos de sus amigos de Valdemorillo de toda la vida.

Joven, pero con las ideas claras

De los principales rasgos de su personalidad, destaca que es muy trabajador y constante. Trata de esforzarse por no defraudar a la gente y, en general, se ve como un chico activo y participativo, que se siente cómodo trabajando en equipo. Por supuesto, reconoce que tal vez su principal defecto de cara a regir los destinos valdemorillenses sea su juventud y falta de experiencia; pero, está convencido de que se puede suplir con sus enormes ganas de mejorar el pueblo y rodeándose de gente muy preparada. De cualquier manera, lo que busca es dejar sin espacio político a los que él denomina “equilibristas de las palabras”.

De su municipio, los que más le atrae es la ubicación, próxima a Madrid sin dejar de respirar el aire fresco de un pueblo, y la buena gente con la que ha crecido. No obstante, opina que hay que cambiar muchas cosas, y empieza a enumerar. En primer lugar, habría que reducir derroches innecesarios, como el salario de la alcaldesa, de 61.600 euros a 30.800 al año, eliminar el puesto innecesario de vicealcalde, reducir dietas… También considera imprescindible la implantación de la gestión documental electrónica en el Ayuntamiento para ser mucho más eficientes y dar un mejor servicio al ciudadano. En relación a la transparencia, subraya que han elaborado una Ordenanza de Gobierno Abierto siguiendo la Ordenanza Tipo de la FEMP, que además incorpora las recomendaciones de la fundación CIVIO. Acaba abogando por potenciar el turismo ecológico, fomentar mucho más las actividades culturales y de ocio, establecer un centro de Formación Profesional para los jóvenes, eliminar impuestos injustos como la tasa de podas y ajustar el IBI con la valoración catastral más reciente, entre otros.

Entre sus aficiones menciona la lectura de novela histórica, las motos y viajar. Tanto es así que ha visitado 23 países y hace un par de meses regresaba a España de un viaje Erasmus. Su experiencia laboral es, necesariamente, corta. Ha sido profesor de ajedrez durante 8 meses, en el Juan Falcó, ha realizado prácticas en un despacho de abogados y actualmente está realizando cuatro meses de prácticas en la Dirección General de Relaciones Económicas del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Como tiene toda una vida por delante, su futuro puede construirse en varios sentidos. Uno de sus anhelos es opositar al cuerpo diplomático, otro crear su propia empresa, también ha pensado en trabajar unos años en áreas de derecho fiscal y auditoría…

Si quieres escuchar las declaraciones de nuestro representante político de su propia voz, pincha aquí: