Taurinos y antitaurinos debaten sobre las luces y sombras de la tauromaquia

Óscar Rodrigo, de la Asociación Cultural Taurina de Valdemorillo y Óscar del Castillo, de Gladiadores por la Paz, han respondido a las preguntas de ClaveLocal acerca de cómo viven y sienten la tauromaquia.

251

Desde hace algunos años, la tradición taurina en España está cuestionada por una nueva concepción moral que se centra más en el culto al animal y que ha provocado la aparición de dos tendencias: Taurinos vs Antitaurinos. El último enfrentamiento entre ambas ha surgido en el municipio de Valdemorillo, en plena Feria de San Blas.

Óscar del Castillo pertenece al movimiento antitaurino Gladiadores por la Paz, creado en el municipio vecino de Collado Villalba, y fue el protagonista del incidente ocurrido en el coso valdemorillense. En la novillada picada del lunes 7 de febrero, saltó al ruedo de La Candelaria para protestar contra el que, a su juicio, es un acto de maltrato animal.

Los aficionados presentes le abuchearon y pitaron y fue el jefe de la Policía local el que salió a expulsar del recinto al espontáneo. Seguidamente, aparecieron un grupo de guardias civiles que le acompañaron hasta la salida. Al día siguiente, Del Castillo denunció agresiones verbales y físicas por parte de un agente de la Benemérita y difundió un vídeo, que grabó él mismo, en el que podía observarse el altercado al completo.

Las redes sociales se convirtieron en un hervidero de comentarios tanto por parte de los taurinos, como de sus opositores. Incluso el tema se trató en medios nacionales. Ejemplo de esto es el programa Espejo Público de Antena 3, en el que el torero Francisco Rivera Ordoñez cuestionó incluso la agresión y dijo que “los que no respetan nada son ellos, insultan, se saltan la ley y van a un sitio donde no han sido invitados”. Además aseguró que saltando a la plaza lo único que se hace es poner en riesgo la vida de los toreros.

En 2015 se celebraron 1.736 festejos, el 18,3% en Madrid

Lo cierto es que esta actividad tiene antecedentes que se remontan a la Edad de Bronce. En España la tradición data del siglo XII cuando la nobleza abandonó el toreo a caballo y la plebe comenzó a hacerlo a pie, demostrando así su valor y destreza. Hay que destacar que, en el año 2013,  la Fiesta de los Toros se declaró Bien de Interés Cultural en la Comunidad de Madrid, dentro de la categoría de Hecho Cultural. Incluso, el Gobierno español otorgó a la ‘Tauromaquia’ el rango de Patrimonio Cultural de España en la Ley 18/2013, de 12 de noviembre.

En el otro lado, la Generalitat de Cataluña prohibió en el año 2010 la celebración de corridas de toros en su comunidad autónoma. En octubre de 2016, el Tribunal Constitucional anuló el artículo 1 de esta ley porque invadía la competencia del Estado al haberse declarado, como hemos indicado, Patrimonio Cultural de España.

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el informe de análisis de asuntos taurinos desvelan que en 2015 se celebraron 1.736 festejos taurinos, cifra que representa un descenso interanual del 7,1% respecto a 2014. Cuatro comunidades autónomas, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, concentraron el 78,3% de esos festejos. Concretamente, nuestra región abarca el 18,3%.

Evolución de los festejos taurinos por tipo. Fuente: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
Evolución de los festejos taurinos por tipo. Fuente: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

La tauromaquia es una tradición arraigada en nuestra cultura. Para el colectivo taurino es un arte, mientras que para los antitaurinos es una práctica salvaje. De hecho, ellos han conseguido acabar con el Toro de la Vega, pero quieren más.

Seguidores y detractores argumentan su postura

ClaveLocal ha querido plasmar las vivencias y argumentos de ambas partes, las que defienden o denuncian las corridas de toros. Para ello, ha entrevistado con el mismo cuestionario a Óscar Rodrigo, vicepresidente de la Asociación Cultural Taurina de Valdemorillo y mozo de espadas, y Óscar del Castillo, creador de Gladiadores por la Paz.

gladiadores-por-la-paz-ok

Del Castillo ha defendido que su lucha es totalmente pacífica y ha querido subrayar que no es ni contra los taurinos ni contra los toreros, sino contra la tauromaquia y contra la violencia en cualquiera de sus formas. Califica las corridas de toros como una tradición caducada que no encaja en la sociedad actual y que debe ser abolida al igual que lo fueron las quemas de brujas, la esclavitud, las peleas de perros que en su día fueron legales, o el famoso toro de la Vega de Tordesillas. “Vivimos en una sociedad lo suficientemente evolucionada como para seguir divirtiéndonos a costa de los animales”, ha añadido.

óscar-rodrigo-ok

Por su parte, el mozo de espadas Óscar Rodrigo ha expuesto que el futuro de los toros viene ligado a la cultura y al arte. “Que el mundo de los toros tiene que evolucionar está claro, pero tiene que hacerlo hacia sus orígenes”, ha dicho. Para Rodrigo la fiesta sobrevivirá siempre que exista emoción, riesgo, pureza y un hombre o mujer dispuesto a jugarse la vida. Sobre las consecuencias de poner fin a las corridas ha recalcado el fin de la especie del toro de lidia y las dehesas donde se crían, entre otras relacionadas con los numerosos puestos de trabajo que genera el sector.

Para no extender demasiado este artículo y facilitar su lectura, lo hemos fragmentado en tres piezas. Así, junto a esta introducción, podéis acceder a las entrevistas completas de los representantes de las dos tendencias existentes respecto a la continuidad de los espectáculos taurinos pinchando en los titulares que os ofrecemos a continuación.

SUMARIO:
1. Introducción 
2. Óscar del Castillo, de Gladiadores por la Paz: “La tauromaquia es una tradición caducada”
3. Óscar Rodrigo, de la Asociación Cultural Taurina de Valdemorillo: “Quien no vea arte y cultura es porque no quiere”